Conoce la historia del médico de 91 años que sigue trabajando en un hospital sin recibir sueldo

El longevo médico fue captado laborando dentro de un hospital, la imagen se viralizó y ahora muchos quieren conocerlo.

Compártelo con
Compártelo con
El médico dio una lección de vocación

Pese a haberse jubilado a la edad de 64 años, Luis Schapira, actualmente con 91 años, no deja de acudir al hospital para trabajar. El longevo médico no recibe un sueldo por lo que hace, pues asegura que todo es por vocación: se siente feliz de seguir atendiendo a sus pacientes. Su historia se hizo conocida por una foto publicada en Twitter.

NO TE LO PUEDES PERDER: “NIÑA SERPIENTE” CONMUEVE AL MUNDO, MÉDICOS ESPAÑOLES ESPERAN CUMPLIR SU SUEÑO (FOTOS)

Un usuario de Twitter acudió al hospital Fernández de Buenos Aires y quedó sorprendido de ver al anciano médico. De inmediato compartió la foto con la descripción: “Cuando te preguntes qué es la vocación, acuérdate de este médico jubilado que sigue viniendo ad honorem al hospital”. La imagen tuvo miles de reacciones al poco tiempo.

Conocida la foto, varios medios de comunicación trataron de comunicarse con el médico. Uno de ellos logró pactar una entrevista y lo que dijo es más sorprendente aún: “Sigo yendo porque amo a la medicina y al hospital público. Me gusta aprender aunque sé que me quedan pocos años para ejercer, sigo estudiando y me gusta escuchar a los jóvenes a los que dirigí cuando hicieron el internado. Las mañanas son los momentos más lindos de mis días”, dijo.

El médico habló sobre la importancia y las responsabilidades de su profesión: “Es una profesión hermosa, el mayor pago que se recibe es la satisfacción de solucionar problemas, que hay que tratar al enfermo y no entusiasmarse con la enfermedad, que no se deja de estudiar nunca, que no dejen de ir al hospital y que sepan que cuando se va al hospital todos los días se tiene que aprender algo”.

TAMBIÉN TE INTERESARÁ: 4 VERDADES SOBRE TU SALUD QUE LOS MÉDICOS NO SE ATREVEN A DECIR

“Estudiar, ser modesto, muy comprensivo, saber que el paciente es un enfermo y que la familia del paciente es una extensión y tiene que estar siempre presente”, finalizó el admirado médico argentino.