La escena de “Stuart Little” esconde un secreto que solo un fan pudo reconocer

¿Notaste este detalle? Una simple pintura de utilería escondía un increíble secreto.

Compártelo con
Compártelo con
¿Recuerdas esta escena de “Stuart Little”? Hay un detalle que solo un fan reconoció

Han pasado 18 años del estreno de “Stuart Little”, aquella película que nos contaba la historia de los Little, una familia conformada por mamá, papá y George, quien estaba deseoso de un hermano así que sus padres decidieron adoptar. En el orfanato conocieron a muchos niños y casi uno logra robarles el corazón y cuando se sientan a platicar de la difícil decisión, aparece un ratoncito blanco que les cuenta las habilidades de cada niño. Los Little conmovidos deciden adoptarlo y así inicia esta gran aventura.

MIRA ESTO: ¿RECUERDAS A GEORGE DE 'STUART LITTLE'? MIRA CÓMO LUCE AHORA

Una de las escenas más memorables de la película es la toma de la foto familiar. Tras una cena de celebración por el triunfo de George y Stuart en la competencia de veleros, todos los Little se unieron y festejaron a los niños. Hasta aquí todo normal, pero ¿ves la pintura que está en la pared? ¿Qué tiene de especial? Pues resulta que es una famosa pieza de arte que estuvo perdida por muchos años.

¡¿Una famosa pintura utilizada como utilería?!

TIENES QUE VER ESTO: ¿FUE A PROPÓSITO? EXTRA ‘ARRUINÓ’ ESCENA DE LA ÚLTIMA PELÍCULA DE CHRISTOPHER NOLAN

La hija del historiador Gergely Barki quiso ver el filme con su padre y cuando notó la pintura se dio cuenta que se trabaja de una finísima pieza de arte que llevaba décadas perdida. La obra se llama “Señora durmiendo con florero negro” del húngaro Robert Berény.

Esta pintura estuvo "perdida" desde 1928

Según cuenta Barki, esta pieza desapareció en 1928, así que cuando la vio se puso en contacto con los productores de la película. Uno de los realizadores le dijo el cuadro lo habían comprado en una tienda de antigüedades en Pasadena por tan sólo $500 dólares. Fue en ese momento que el historiador supo que la obra que habían adquirido para el set de Stuart Little era la real.

Tras el descubrimiento se indagó el actual paradero de dicha pintura. El actual dueño al conocer la historia decidió subastarla y ganó nada más y nada menos que $242.393 dólares. Y todo gracias a la hija de Barki que pudo notar este increíble detalle.

La pintura era una verdadera joya de arte

¿Lo habrías imaginado?

FUENTE: Upsocl