Doctores le dijeron que su vida corría peligro, bajó 160 kilos y ahora luce increíble (FOTOS)

El hombre estuvo al borde de la muerte debido a su sobrepeso, los doctores le dijeron que baje de peso, lo hizo, pero su cuerpo no cambió como él esperaba.

Compártelo con
Compártelo con
Los rezagos son realmente increíbles.

Zach Moore creyó que su pesadilla iba a acabar si es que bajaba los 160 kilos que el doctor le había recomendado, pero no. El obeso hombre llegó a pesar 300 kilos producto de una vida desordenada y lleno de excesos. El tamaño de su cuerpo no le permitía caminar, respirar, moverse y tener cualquier tipo de vida sexual junto a su pareja.

NO TE LO PUEDES PERDER: HOTEL PARA OBESOS: SI NO PESAS MÁS DE 120 KILOS, NO ERES BIENVENIDO (FOTOS)

Los médicos habían sido contundentes con Moore, si no bajaba de peso iba a morir. Tal advertencia provocó que el hombre tomara la decisión de grabar un vídeo de despedida para su hijo de 8 años, pues no se sentía con la capacidad de afrontar procesos naturales y tomar una cantidad interminable de medicamentos.

El excesivo peso produjo que sus músculos prácticamente fueran consumidos por el elevado porcentaje de grasa que tenía. Fue después de una intoxicación alimenticia y de ser llevado al hospital de emergencia, que entendió que su vida realmente estaba en peligro. Para empezar un radical cambio, dejó de beber gaseosa, fumar y consumir alimentos con azúcar.

Luego de ese primer paso Moore se sometió a una complicada cirugía bariatrica, lo que le permitió bajar 160 kilos en dos años. Pero eso no acabó con el calvario, debido a que el hombre tuvo que seguir lidiar con infecciones, llagas y una severa dificultad para moverse. Fue entonces que se optó por cirugía plástica de manera urgente.

TAMBIÉN TE INTERESARÁ: EL ZUMO ANTI-RONQUIDOS, UNA BEBIDA QUE TE AYUDARÁ A DEJAR DE RONCAR; TU PAREJA LO AGRADECERÁ

Durante 4 años de lucha por conseguir lo mejor para su cuerpo y su salud, Zach ya ha pasado por el quirófano más de 10 veces, es por eso que su piel ya ha recuperado la elasticidad que perdió cuando llegó a pesar más de 300 kilos. “Casi me comí hasta la muerte, pero en cambio encontré la fuerza interior y trabajé muy duro para llegar a donde estoy hoy”, dijo el hombre.