Él recogía bebés abortados para sepultarlos, tiempo después se conoce su verdadera intención

Compártelo con
Compártelo con
/ Fuente: El noticiero.com

Un cementerio de fetos abortados, es lo que creó el vietnamita Tong Phuoc Phuc. En el año 2001, la vida de este hombre cambiaría para siempre, pues cuando asistió a la clínica de su ciudad porque su mujer estaba embarazada, observó una escena que lo dejó aterrado: resulta que veía que algunas mujeres embarazadas entraban a un cuarto y salían sin estarlo.  Le tomó mucho tiempo darse de lo que sucedía. Entonces, decidió preguntar si se podía llevar a los bebés difuntos para darles un entierro apropiado. El hombre compró un terreno sobre la colina y comenzó a sepultarlos.

NO TE LO PUEDES PERDER: ELLOS ENVIARON A SU BEBÉ POR MENSAJERÍA, DÍAS DESPUÉS SUCEDE ALGO QUE CONMOCIONA A TODOS

Su mujer, al inicio, pensaba que estaba loco. Sin embargo, Tong persistía en dales el último adiós a estos bebés indefensos. Desde ese momento ha sepultado a más de 10 000 bebés. El propósito de Tong era generar conciencia para salvarles la vida a esos niños. Afirma que este cementerio no es solo un lugar de tristeza sino que está dedicado para que las mujeres que ven el aborto como una opción, no lo hagan.

LO VEO Y NO LO CREO: ¿ES POSIBLE VOMITAR UN FETO? CONOCE EL CASO MÉDICO QUE CONMOCIONÓ A TODOS

Incluso, este vietnamita es visto como un consejero y apoyo para las mujeres que no tenían los medios para dar a luz.  El hombre se convirtió en un superhéroe para los fetos que podrían ser abortados, pues empezó a adoptar a los niños con la idea de que, cuando las madres tuviesen los medios necesarios para criarlos, lo hicieran.  En la actualidad, Tong alberga más de 100 niños en su hogar.

Para no confundirlos, Tong llamó a los niños “Honor”, y a las niñas “Corazón. La labor que realiza Tong es admirable, y una idea que se debería imitar y viralizar. Este es el hombre más valeroso que podamos conocer.