Su exnovio la atacó con ácido, hoy revela su rostro e impacta con su mensaje (FOTOS)

Una modelo italiana fue atacada con ácido por su expareja. Meses después, decide aparecer en televisión y mostrar su nuevo rostro. El cambio es impactante.

Compártelo con
Compártelo con
Modelo italiana desfigurada con ácido por exnovio reveló su rostro con poderoso mensaje

A inicios de año, un ataque de violencia de género paralizó a toda Europa: la modelo italiana Gessica Notaro fue atacada por su exnovio. La belleza de la joven se convirtió en dolor y sufrimiento. El 10 de enero de 2017, Gessica se convirtió en víctima, pero casi tres meses después ella se arma de valor y decide mostrar su nuevo rostro en televisión. Su motivo ha enmudecido a toda la audiencia.

MIRA ESTO: CANSADA DEL ACOSO DE SUS SEGUIDORES, ESTA MODELO ENCONTRÓ LA VENGANZA PERFECTA

“No lo odio. Nunca lo voy a perdonar, pero no lo odio”, fueron las contundentes palabras de la italiana. A pesar del horrendo ataque que sufrió, afirma que no guarda rencores a Edson Tavares, el hombre a quien le confió su amor y le pagó de la peor manera.

Ella apareció en televisión con un solo objetivo, enseñar al mundo que la agresión jamás puede tener justificación. “Quiero que se vea lo que me hizo. Esto no es amor”, declaró frente a cámaras.

TIENES QUE VER ESTO: ÉL ES UN FAMOSO MODELO MASCULINO PERO ANTES ERA UNA MUJER Y ASÍ LUCÍA (FOTOS)

Gessica llegó al set de televisión con un chal que cubría su rostro completamente. El presentador le ofreció quedarse así si eso la hacía sentir más cómoda, pero la exmodelo respondió: “Prefiero sacarlo”. Su nuevo rostro enmudeció a todos.

Además de las quemaduras y cicatrices, uno de sus ojos quedó gravemente comprometido tras el ataque, por lo que debe usar un parche.

Los televidentes no podían creer que aquella mujer era la misma finalista del Miss Italia en 2007. Bajo la banda de Miss Romagna, Gessica se abrió paso en el mundo de la belleza.

Luego había abandonado esa carrera para seguir con su otra pasión: los animales. En el momento del ataque trabajaba como adiestradora de delfines en el Acuario de Rimini, la ciudad turística y costera del Adriático donde conoció a Traves, con quien tuvo una relación de dos años. Llegaron a compartir un apartamento.

Tras la tragedia, Gessica reveló a un periódico local que una de las cosas que más le apenaba era dejar su trabajo: "No voy a poder bañarme con mis queridos delfines porque el cloro sería devastador", declaró.

Cuando se le preguntó por el ataque, Gessica reveló algo conmovedor: "Mientras al ácido me comía la cara, yo rezaba a Dios: 'Quítame la belleza, pero por lo menos déjame la vista'".

Hoy Gessica sigue con sus tratamientos y, aunque ya nunca más mire al sol sin vendas o máscaras, Gessica sabe que su esencia de mujer nadie se la podrá arrebatar.

¿Qué te pareció su historia?

Fuente: Infobae