Niño de 9 años con cáncer terminal hace la más conmovedora petición antes de morir

Al menor le quedaba días de vida, pero se aferró y luchó contra la enfermedad para cumplir su último deseo, la historia ha dado la vuelta al mundo.

Compártelo con
Compártelo con
La historia dio la vuelta al mundo.

La historia de Bailey Copper debe ser de las más conmovedoras del año pasado. El niño de tan solo 9 años falleció a poco de la Navidad luego de una larga lucha contra un cáncer terminal. El niño se aferró a la vida más de lo pronosticado porque quería cumplir un último deseo antes de partir: conocer a su hermana recién nacida.

NO TE LO PUEDES PERDER: COMPRUEBAN QUE MARIHUANA ES UN POTENTE REMEDIO CONTRA EL CÁNCER

En otra sala del hospital, su madre estaba dando a luz a Millie. Bailey era consciente de ello, por eso sacó fuerzas para aguantar unos días y poder cargar a su hermanita. Días después murió en la víspera de Navidad. La foto de toda la familia acompañando a Bailey en su último momento ha dado la vuelta al mundo.

Bailey estuvo luchando contra el cáncer por 15 meses, luego de haber sido diagnosticado con un linfoma no Hodgkin en etapa tres. El pequeño empezó a padecer los síntomas a mediados del 2016. "Nosotros no sabíamos nada. Cuando lo trajimos al hospital pensamos que estaría bien, y empezamos a dudar por un momento", dijo el padre de Bailey.

Con el pasar de los meses, los dolores para Bailey aumentaron, por ello los médicos empezaron con las quimioterapias. Sin embargo, pese a todos los esfuerzos, el cáncer ya había avanzado por su pecho, pulmones, hígado y al estómago. La noticia más triste se dio: solo le quedaba unos días de vida.

TAMBIÉN TE INTERESARÁ: CÁNCER A LA PRÓSTATA: PREVENIR ANTES DE LAMENTAR

"Bailey tenía solo nueve años, pero nosotros fuimos muy abiertos con él. Él  se derrumbó y dijo que no quería irse por sí solo. Nos quedamos con él un par de horas pero luego junto fuerzas y lo aceptó. Nos miró, nos regaló una sonrisa y nos dijo: vamos a casa", dijo su madre. "Los médicos decían que él seguro moriría antes de conocer a su hermana. Pero no lo hizo. Él luchó, y camino al hospital dijo que la deberíamos llamar Millie”, agregó