¿Cuánta orina hay en una piscina? La ciencia lo reveló y sobre esto nadas cada verano

Para nadie es novedad que las piscinas son casi un baño público para muchos bañistas que optan por hacer 'pipi'. Sin embargo, la ciencia acaba de revelar exactamente cuánta orina hay en estos lugares.

El verano 2019 se acerca y la oportunidad perfecta para acudir a la playa y/o piscina también. Aunque esta última es la opción menos insalubre. La gran mayoría de personas saben que este espacio es el preferido para miccionar, pero igual sigue asistiendo. Ante esto, un grupo de científicos decidió revelar cuánto litros de orina se pueden encontrar ahí y el resultado es asqueroso.

Hace unos años, los nadadores estadounidenses Ryan Lochte y Michael Phelps, confesaron que las piscinas son utilizadas por todos sus colegas para orinar. "Todo el mundo orina en la piscina", reconoció Phelps en una entrevista publicada en el diario Wall Street Journal, refiriéndose a que era una práctica habitual entre los nadadores profesionales.

Al parecer, también es algo que sucede entre los no profesionales, según revelaron unos investigadores canadienses de la Universidad de Alberta, quienes han estudiado los niveles de orina en aguas de recreo y, por desgracia, han descubierto que son muy altos. 

Para su estudio, tomaron más de 250 muestras de 31 piscinas y jacuzzis de dos ciudades de su país y otras 90 muestras de agua del grifo, limpia, usada para llenar esas piscinas. 

Resultado de imagen para piscina

Los resultados no fueron alentadores: en una piscina de casi 833.000 litros, lo que supone un tercio de la capacidad de una piscina olímpica, había 75 litros de orina; mientras que en otra de unos 416.000 litros encontraron 30 litros. Esas concentraciones representan una cantidad 570 veces mayor que la hallada en el agua del grifo normal.

¿Pero cómo hallaron estas cifras? Lo hicieron basándose, a la hora de realizar sus análisis, en una técnica que identifica la concentración de un edulcorante artificial llamado acesulfamo-K (ACE), muy usado en la industria alimentaria, principalmente en bebidas, y que se libera a través de la micción, ya que pasa a través de nuestro cuerpo sin descomponerse del todo. Estos investigadores, liderados por la científica Xing-Fang Li, lo consideran "un marcador de orina ideal".

Los investigadores explicaron que el estudio no estaba destinado a poner en duda los desinfectantes que se usan en las piscinas ni a meter ningún tipo de miedo a la gente, ya que la natación es una estupenda forma de recreación y de ponerse en forma y sus beneficios para nuestra salud superan con creces los posibles riesgos. 

"Nuestro principal mensaje es sobre la salud pública y la buena higiene cuando se practica la natación. Orinar en la piscina es un problema fácil de arreglar: simplemente no lo hagas", explican los autores del estudio a través de la web de su universidad.

La presencia de orina en las piscinas puede representar un problema para la salud pública, ya que, según estudios recientes, los compuestos nitrogenados que se encuentran en ella pueden reaccionar con los productos desinfectantes que se usan en las piscinas y producir tricloramina, que puede llegar a causar irritación de ojos y problemas respiratorios a los nadadores.
 

Te puede interesar

LO MÁS VISTO