• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

Se vio obligada a comer 3 manzanas al día para perder peso, intentó escapar a través del suicidio

Una joven francesa fue víctima de la ambición de las pasarelas. Su singular belleza hizo que un agente de modelos la contactara, y para ser famosa debía bajar radicalmente de peso.

La dramática historia de una ex top model

Victoire Macon Dauxerre no es una víctima más de los desórdenes alimenticios, ella tuvo la ‘mala suerte’ de medir 1.78 cm, tener ojos azules, rasgos delicados y al mismo tiempo fuertes. Su belleza no pasaba desapercibida por las calles, hasta que un día un agente de modelos la vio y supo de inmediato que ella debía ingresar a esa industria. ¿El precio? Su salud.

MIRA ESTO: LE DECÍAN “QUASIMODO” DE NIÑA, PERO SE OPERÓ Y AHORA ES UN SENSUAL MODELO (FOTOS)

La joven francesa se sentía cómoda con su cuerpo y peso, pero para ser una modelo debía perder por lo menos 9 kilos. El agente quería que ella ingrese lo antes posible, pues tenía ese ‘algo’ que enamora en las pasarelas. Para obtener la fama y el reconocimiento que le prometieron, Victoire se vio obligada a comer solo tres manzanas al día.

TIENES QUE VER ESTO: HIJA DE WILL SMITH DEJÓ DE SER UNA NIÑA Y AHORA ES UNA SOLICITADA MODELO (FOTOS)

Puso su máximo esfuerzo por bajar de peso, solo así podría salir en una de las revistas de moda más importantes del mundo. Arriesgó su salud y así logró reducir diez kilos. Ahora nada se ponía interponer en su camino, ella debía sería considerada una de las top models de los últimos años.

Victoire Macon Dauxerre era seleccionada por múltiples shows de moda en Francia, Italia y Estados Unidos.

Pero ¿qué aspecto presentaba? Una delgadez extrema, pues apenas pesaba 48 kilos.

Pero el sueño duró muy poco. Por la mala alimentación Victoire dejó de reglar, comenzó a desarrollar osteoporis y la anorexia estaba en su punto más crítico. Su físico fue llevado al límite, por lo que la joven quiso suicidarse tan solo 8 meses después de ser una modelo famosa.

Felizmente recibió ayuda oportuna y salió de ese mundo. A los 23 años escribió “Never Skinny Enough. Diary of a Top Model” (Nunca lo suficiente delgada. Diario de una Top Model), en él ella detalla los horrores de la industria de la moda. Dos años después, está dedicada a dar charlas para alejar a las jóvenes de las garras de esta industria.

Comparte su historia, y advirtamos a más jóvenes.