El Puente de las Artes de París: Cuando el amor y los candados pesan

Cuando París fue calificada como la "ciudad del amor", el Puente de las Artes debió ser uno de los motivos para semejante apodo. Ambas barandas siempre lucían adornadas de candados con nombres de parejas que deseaban perpetuar su unión en la Ciudad Luz. Sin embargo, los amorosos gestos por poco destruyen este puente.

 

ANTES DE LOS CANDADOS

El Puente de las Artes es el primer puente metálico instalado en París, allá por el lejano 1804. Pese a ubicarse en una zona céntrica (comunica peatonalmente al Instituto de Francia y el Museo del Louvre), fue descuidado durante mucho tiempo. En 1984 llegó la ansiada remodelación llevada a cabo por el alcalde de París de aquel entonces, el futuro presidente francés Jacques Chirac.

Ocasionalmente es sede de exposiciones artísticas, así como un magnífico lugar para conseguir panorámicas de ambas riveras del Sena. Su espíritu artístico y romántico se muestra en la novela Rayuela de Julio Cortázar, donde sirve de punto de encuentro de La Maga y Oliveira.

 

EL PESO DEL AMOR

Nadie sabe a ciencia cierta cómo llegaron los candados. Si bien esta tradición tiene origen romano y ha sido replicada en otros puentes, la genial vista del río parisino y lugares como el Louvre y la isla de la Cité ofrecen un marco romántico que cautiva a las parejas.

En junio de 2014, parte del alambre de una baranda se desplomó. Inmediatamente se procedió al cierre del puente y, tras una petición de 7400 personas, la alcaldesa Anne Hidalgo ordenó el retiro de los candados. En total, 18,5 toneladas de candados fueron retiradas del lugar. Las autoridades se habrían inspirado en una medida tomada en Roma, cuando el Puente Milvio sufrió un problema similar.

Puentes como el de las Artes hay en diversos lugares, pero la tradición se concentró aquí. Solo el futuro -y las soluciones que busca la alcaldía de París- podrán asegurar el retorno de los candados del amor.

Te puede interesar

LO MÁS VISTO