Quizá no detestas leer, puede ser dislexia y no lo sabías

Desde siempre crees que la lectura no es lo tuyo, pero en el fondo mueres de ganas por leer todos los best sellers que tus amigos ya terminaron y la única forma de que te enteres de la trama de esos libros es cuando los llevan al cine. 
 
Incluso en el cine, buscas siempre las películas dobladas porque leer subtítulos te da mareos. Los que te conocen a veces te han tildado de dejado o simplemente aceptaron que detestas leer y las letras no son tu fuerte, por una cuestión de mero gusto.
 
Sin embargo, sólo tú sabes todas las desventajas que este rechazo por leer te ha traído, pues no comprendes lo que lees y todo te da vueltas.  Primero debes aceptar que hay un problema y descartar motivos externos que estén perturbando tus momentos y comprensión de lectura.
 
Según el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, la dislexia se define como la discrepancia entre el potencial real de la persona y su rendimiento bajo estándares de calificación en sus centros de estudio, sin que la persona tenga problemas graves a nivel sensorial, físico o motor.
 
 
 
 
DOS TIPOS 
 
Dislexia superficial: Las personas con esta dislexia tendrán problemas con las palabras cuya escritura no corresponde a la forma directa con su pronunciación (homófonas).  En castellano está presente en todas las "U" mudas que acompañan a la "g" y la "q", y al sonido de la g/j, k/c/qu, ll/y, b/v, o c/z. Se comete errores de regularización, repetición, rectificación, vacilación, silabeo y errores de acentuación, con una lectura lenta. 
 
Dislexia fonológica: Es aquella en la que el sujeto utiliza de forma predominante la ruta visual para leer las palabras. Esto lleva a dificultades en todas aquellas palabras no conocidas o inventadas. Se cometen errores de lexicalización (lobo/lopo), derivativos (calculadora/calcular) y errores visuales (pera/pena). 
 
Aquí te brindamos las 27 características principales que se presentan a nivel personal:
 
CARACTERÍSTICAS
 
1. Parece brillante, muy inteligente y articulado pero no puede leer, por lo que se le etiqueta como "flojo", "tonto", "descuidado".
2. Alto IQ, en exámenes orales le va bien, pero no en los escritos.
3. Se frustra fácilmente y no le gusta el colegio, la lectura o los exámenes.
4. Talentoso en el arte, música, teatro, deportes, mecánica, ventas, comercio, diseño, construcción o ingeniería.
5. Parece que sueña despierto muy seguido; se pierde fácilmente o pierde el sentido del tiempo.
6. Se le dificulta poner atención; parece hiperactivo o soñador.
7.Aprende más haciendo cosas con las manos, demostraciones, experimentos, observación y con ayudas visuales.
8.Cuando lee se queja de mareos, dolores de cabeza o de estómago 
9. Al leer se confunde con las letras, números, palabras, secuencias, o explicaciones verbales.
10. Se queja de sentir o ver movimiento no existente al leer o copiar.
 
 
 

Te puede interesar

LO MÁS VISTO