Por qué se mueve el lápiz del reto diabólico ‘Charlie Charlie’

Todo mundo habla del reto de Charlie Charlie, aquel juego en el que se simula la Ouija, y se juega con dos lápices sobre un papel con las palabras ‘Sí’ y ‘No’ escritas, las mismas que responden a nuestras interrogantes a través de un demonio.
 
Lo cierto es que el juego no se mueve por el poder del diablo ni muchos menos por alguna alma diabólica mexicana perdida, se mueve en realidad por la fuerza de la gravedad. ¡Fuimos engañados!
 
Esto explica porque si ponemos los lápices tal como indica el juego, se mueve por sí solos, y es que están ubicados tan inestablemente que a la menor variación del aire pueden moverse.
 
 
Un simple temblorcito o algún ínfimo movimiento podría afectar el equilibrio de los lápices, produciendo que se muevan independientemente de tus deseos macabros de invocar al mismísimo satanás.
 
Pero qué sucede si seguiste todos los pasos del juego Charlie Charlie, y nunca sucedió nada, esto pasaría porque los lápices no están alineados correctamente o porque la superficie donde se apoya no es plana.
 
En ese caso habría demasiada fricción, y el lápiz obviamente no se va a mover, el truco está en la inestabilidad generada entre los lápices.
 

Video recomendado

Te puede interesar

LO MÁS VISTO