• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

La insólita tradición de la reina Isabel con sus invitados de la cena de Nochebuena

Conoce la insólita tradición que la reina Isabel, de Inglaterra,tiene con sus invitados durante la cena de Nochebuena. Todos se preguntan por qué lo hace y hay una razón.

La reina Isabel mantiene una antigua e insólita tradición con sus invitados durante la cena de Nochebuena

La reina Isabel mantiene una antigua e insólita tradición con sus invitados durante la cena de Nochebuena

  • Redactor: Aweita
  • -
  • 23 Nov 2018 | 10:20 h

Para nadie es un misterio que la familia real, de Inglaterra, tiene protocólos y estrafalarias tradiciones que, usualmente, se dan a notar durante sus celebraciones. Una de las más extrañas que ha desconcertado a más de uno es la de Nochebuena. ¿De qué se trata?

Resulta que, por costumbre, la reina Isabel pide a sus invitados de la cena de Nochebuena que se pesen antes y después del banquete. Una tradición que se remonta a la época de Eduardo VII y que se realiza en una báscula del siglo XIX. Pero, ¿cuál es la razón del extraño pedido?

LEE TAMBIÉN: 6 infidelidades que la reina Isabel II perdonó y calló en 71 años de matrimonio [FOTOS]

No, la reina Isabel II no pretende saber si sus invitados mantienen la línea o no, o si suben de peso con la grandiosa cena. El motivo del insólito pedido de la monarca es, simplemente, saber si los asistentes a la cena han disfrutado lo suficiente del banquete que les ha ofrecido. Según la lógica de esta tradición –que tiene mucho de razón- a mayor peso, más satisfacción, a menor, menos éxito de las viandas.

Estás costumbres son completamente nuevas para la madre de la duqueza de Sussex, Meghan Markle, quien, el  próximo mes de diciembre, vivirá en primera persona esta situación. Según han confirmado varios medios, la monarca ha invitado a Doria Ragland a que pase las fiestas navideñas en Sandrigham, en compañía de los Windsor.

PUEDES VER: Revelan que la reina Isabel II tiene una mano postiza para saludar al público

Para muchos, es muy extraño que Isabel II aún mantenga este tipo de tradiciones, sobre todo, en una época donde el cuidado del cuerpo y la obsesión por mantener la figura es la prioridad. Ya imaginamos que para Lady Di, esto tuvo que ser algo difícil, sobre todo, por sus problemas de alimentación.