Los siete hermanos que vivieron catorce años sin salir de su casa en Nueva York

(Por: Samar Añazgo)

¿Te imaginas no conocer ningún otro lugar salvo tu casa? ¿Pasar todos tus días dentro de un departamento y no conocer a nadie más que no sean tus hermanos y tus padres? Esta es la historia de los hermanos Angulo, los siete hijos de una pareja peruano-americana que han pasado toda su vida dentro de su casa en New York.

Durante catorce años el mundo de los hermanos Angulo se redujo a solo tu casa, ellos nunca asistieron al colegio, la única que se encargó de su educación fue su madre Susanne. Ellos se mantuvieron ajenos a lo que pasaba en el mundo, y aunque tenían un televisor en donde veían lo que pasaba les parecía un mundo paralelo.

 

MIRA TAMBIÉN: ASÍ SE VIVE EN LA HERMANDAD SECRETA QUE ACOGE A HOMBRES SOLITARIOS HACE 400 AÑOS

La historia de estos siete hermanos empezó en Machu Picchu, Cusco, el ombligo del mundo sería testigo de la unión entre el peruano Oscar Angulo y la estadounidense Susanne. Ella era una hippie y él un guía de montaña, fruto de esa unión tuvieron 7 hijos, a quienes llamaron Bhagavan, Mukunda, Krsna, Jagadisa, los gemelos Govinda y Narayana y la hermana mayor, Visnu, la única mujer.  El origen de estos nombres se debe a que el patriarca de los Angulo era seguidor del krishnaismo.

La pareja peruano-americana se estableció en el Lower East Side de Mahattan, Nueva York, en un edificio de viviendas de ayuda social. Oscar Angulo nunca trabajó, el sustento económico de esta numerosa familia se basaba en el dinero que la ciudad de Nueva York le otorgaba a Susanne por educar a sus hijos en casa.

"Nunca salimos en invierno. Ni en otoño. Ni en primavera" comentó uno de los Angulo.  Ellos solo recibían autorización para salir en verano. En una oportunidad obtuvieron permiso para salir hasta 9 veces al año pero hubo un año en el que nunca salieron. Y cuando salían siempre estaban estrictamente supervisados por su padre, él era el único que tenía llaves del departamento.  Los únicos que podían obtener permiso para salir eran los varones, Susanne y su hija nunca salieron.

"Para nosotros existía un mundo en el exterior y otro mundo, el de nuestro departamento", dice Narayana Angulo.

MIRA ESTO: LA HISTORIA DE LAS HERMANAS PAJILLERAS DE LA CARIDAD DE MÁLAGA

"Creo que la intención de nuestro padre era protegernos de los peligros y el crimen que él veía en el mundo exterior. Y nunca nos alentaron a comunicarnos con la sociedad", dice Mukunda, otro de los hermanos Angulo.

Entonces, ¿Qué hacían los hermanos para divertirse y recrearse? La respuesta es sencilla: El cine. Oscar tenía una colección de vídeos que fueron el refugio de sus hijos, su ventana  más próxima con el mundo exterior.

Los niños memorizaban diálogos y recreaban a los personajes con las cosas que tenían a su alrededor. Una de sus películas predilectas era “Reservoir Dogs” de Quentin Tarantino, porque en ella había papeles para todos los hermanos.

La historia de estos hermanos se dio a conocer en el documental The Wolfpack de Crystal Moselle. 

Te puede interesar

LO MÁS VISTO