• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

¿Cómo arreglar una mesa que cojea con ayuda de las matemáticas?

¿Alguna vez te enfrentaste a una inofensiva silla que tenía una patea cojeando? Estamos seguros que sí, a la gran mayoría de nosotros nos ha pasado y es realmente una situación pesada, pero que siempre se puede arreglar con un trozo de papel, como a nosotros nos encanta darte soluciones sencillas y, siempre, las mejores, te enseñaremos cómo las matemáticas nos pueden ayudar a solucionar este inconveniente.

Matthias Kreck, un matemático y profesor de la Universidad de Bonn en Alemania usa la ciencia para explicarnos cómo solucionar esto. No te pierdas el vídeo, está superinteresante y es fácil de entender.

NO TE PUEDES PERDER ESTO: 9 TRUCOS QUE TU PROFESOR DE MATEMÁTICAS JAMÁS TE ENSEÑÓ

Primero, el profesor plantea una hipótesis que nos servirá de punto de partida y es muy básico, todos sabemos que las sillas tienen cuatro patas y que la plataforma que está encima es un cuadrado perfecto, pero el problema sería que el suelo no es perfecto, entonces si la mesa cojea se debe hacer un simple movimiento, rotar la mesa en 90° en lugar de poner un pedazo de papel en el piso.

Entonces rotando la mesa unos centímetros seremos capaces de encontrar completa estabilidad, aunque parezca extraño, la explicación viene a continuación en el siguiente video del profesor Kreck.

NO DEJES DE VER ESTO: ¿POR QUÉ ALGUNAS PERSONAS ‘NO SIRVEN PARA LAS MATEMÁTICAS’?

La explicación es sencilla y se relaciona con la ‘Teorema del valor intermedio’, que consiste en medir la distancia de la pata coja con el suelo cada vez que rotamos la mesa.

“Si tenemos una función continua entre dos puntos, uno positivo (distancia positiva entre la pata y el suelo, es decir, cojea) y otro negativo (distancia negativa entre la pata y el suelo - la pata roza de forma excesiva, digamos que toma valor negativo "por debajo del suelo"), habrá necesariamente un punto en el que esa distancia sea cero, es decir, la mesa será perfectamente estable”, así lo explica el portal científico gismodo.com ¡No dejes de ver el siguiente vídeo!