• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

Esta es la razón por la que los niños no deben sentarse en forma de ‘W’

(Por: Samar Añazgo) 

¡Atención! Esta es una nota que busca ponerte en alerta, la gran mayoría de personas convive con un pequeño o pequeña en casa, si este es tu caso te pedimos que prestes mucha atención a lo que leerás a continuación.

Cada padre sabe cómo cuidar y educar a sus hijos de la mejor manera, pero siempre existen algunos consejos que sirven para todos, en este caso hablamos de las posturas al sentarse. Sabemos que a los niños les encanta andar sin zapatos por la casa y sentarse a jugar en el piso de la manera más cómoda posible. ¡Aquí es donde tienes que poner mucho ojo!

¿Alguna vez oíste hablar de la Hipotonía? Puede que tal vez no, pero para eso estamos nosotros. La hipotonía está fuertemente relacionada con un déficit en el desarrollo psicomotor y se caracteriza por la presencia de posturas poco habituales y anormales ya sea al momento de sentarse o pararse. Una de estas posturas se conoce como la w, por la letra que forman los niños con sus pies al momento de sentarse, entérate por qué no es correcta.

NO PUEDES DEJAR DE VER ESTO: DIEZ SEÑALES QUE PRESENTAN LOS NIÑOS CON ALTAS CAPACIDADES

¿Por qué no es recomendable sentarse en forma de ‘W’?

Según explica el doctor Enrique Puchol, Jefe de La Unidad de Traumatología y Ortopedia infantil del Hospital La Fe en Valencia, Espeaña, sentarse en esta posición no está originado por una patología sino por una disposición de las caderas en los niños que es una variante de la normalidad.

Especialmente si los niños están en pleno desarrollo y crecimiento esta postura provocaría malformaciones y torsiones en las piernas como las caderas. Además, sentarse de esta manera produciría que los niños corran de manera anormal con los pies hacia adentro y de forma desestructurada.

Esta posición afecta la rotación de la cadera, pues la parte interna de las piernas concentra una mayor presión, lo que genera que se altere la forma de caminar de los niños, así como las contracturas, por otro lado, acorta los músculos ubicados en la pelvis y cadera.

Esta posición también afecta el desarrollo motor de los niños pues limita las rotaciones del tronco y la transferencia de carga desde un lado hacia el otro. Así como también dificulta el alcance, el equilibrio y el paso de la línea media de las extremidades superiores.

Además esta posición también dificulta el desarrollo de la musculatura central, es decir la que se ubica cerca al abdomen y la espalda, impidiendo así un correcto desarrollo de una postura adecuada. 

Otra consecuencia son las contracturas en los tobillos y rodillas debido también a la presión que recae sobre estas partes del cuerpo. Además también se afirma que esta posición aumenta las probabilidades de pie plano.

NO TE PIERDAS ESTO: VEINTE FRASES QUE HAY QUE DECIRLES A LOS NIÑOS PARA QUE SEAN ADULTOS FELICES

¿Qué se hace frente a este problema de postura?

"Entre los 10 y 12 años en las niñas se suele haber corregido y en los niños tarda un poco más, hacia los 14 años", explica el doctor Puchol en entrevista para Infosalus, pero ¿Cómo hacer para que se corrija este problema en la postura?

Lo principal para corregir esta postura es enseñarles a los pequeños nuevas formas de sentarse con las que se puedan sentir más cómodos. Una de las alternativas puedes ser sentarse con las piernas cruzadas, así como sentarse de lado, también se pueden sentar con las piernas estiradas hacia adelante o con las rodillas recogidas. Lo recomendable es nunca quedarse con una sola postura sino ir cambiando e intentando nuevas.

Recuerda que por ningún motivo la postura W debe ser admitida.