• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

El creía que su esposa e hija fallecieron, pero la historia dio un vuelco inesperado

La historia que te contaremos hoy es una de esas que te partirán el corazón y te harán creer en los milagros. Sucedió el 24 de diciembre 1971 y tiene como protagonista a Juliane Diller, una joven que en ese entonces tenía 17 años. Ella es la única sobreviviente del accidente aéreo del vuelo 508 de LANSA, que cobró la vida de 92 personas y tenía como destino la ciudad de Pucallpa.

“Mis días en Lima son maravillosos. A pesar de mi experiencia en la selva, soy una colegiala. Suelo pasar las vacaciones en Panguana y mis días de escuela con mis compañeros en Lima. Mi madre prefería volar antes a Pucallpa, pero yo tenía un baile en la escuela y mi ceremonia de graduación de secundaria, que eran el 22 y 23 de diciembre respectivamente, así que le pedí a mi madre que me dejara asistir”. “Está bien”, dijo. “Volaremos el día 24”. “El aeropuerto estaba lleno cuando llegamos en la mañana de la víspera de Navidad. Varios vuelos habían sido cancelados el día anterior, y cientos de personas estaban acumuladas en los mostradores”. “A eso de las 11 de la mañana, nos reunimos para el embarque. Mi madre y yo nos sentamos en la penúltima fila, en un banco de tres asientos”, narra Juliane.

NO PUEDES DEJAR DE VER ESTO: EN SU LUNA DE MIEL, ELLA DESCUBRIÓ EL MÁS HORRIBLE SECRETO QUE SU ESPOSO ESCONDÍA (FOTOS)

La historia de Juliane se hizo mundialmente famosa, ella era hija de un reconocido biólogo y de una famosa ornitóloga. “Yo estaba junto a la ventana, como siempre, y mi madre estaba a mi lado. Un hombre bastante corpulento se sentó en el asiento del pasillo. A mi madre no le gusta volar. Ella es ornitóloga y dice que no es natural que un pájaro de metal tan grande se mantenga en el aire. La primera media hora de la hora de vuelo de Lima a Pucallpa no tuvo ningún incidente. Habíamos reservado un sándwich y algo de beber para desayunar. 10 minutos más tarde, los asistentes de vuelo comenzaron a ponerse manos a la obra, ya que estábamos en mitad de una enorme tormenta eléctrica. De repente, la luz del día se convirtió en noche y relámpagos desde todas las direcciones. La gente jadeó cuando el avión comenzó a sacudir violentamente, al igual que los bolsos, regalos envueltos y la ropa de otoño metidas en los compartimentos superiores”, continua el relato.

“Los sándwiches comenzaron a saltar y las bebidas a medio terminar se derramaron sobre las cabezas de los pasajeros. La gente comenzó a gritar y a llorar. “Esperemos que todo vaya bien”, dijo mi madre, nerviosa. Vi una luz blanca cegadora sobre el ala derecha. No sé si se trataba de un relámpago o una explosión. Perdí la noción del tiempo. El avión comenzó a caer en picado. Desde mi asiento en la parte de atrás podía ver la cabina principal. Mis oídos, mi cabeza, mi cuerpo entero, se llenaron con el profundo rugido del avión. Por encima de todo, escuché a mi madre decir con calma: “ahora todo ha terminado”. Estábamos cayendo rápidamente. Los gritos de la gente y el rugido de las turbinas se apagaron de repente, quedando todo en silencio. Mi madre ya no estaba a mi lado, y yo ya no estaba en el avión. Todavía estaba atada a mi asiento, a una altitud de unos 10.000 pies. Estaba sola, y estaba cayendo en picado”.

Cuando los asistentes empezaron a notar los problemas que tendría el avión alertaron a los pasajeros a atar sus asientos, Julianne lo hizo y eso le salvó la vida.

“Mi caída libre fue tranquila. No podía ver nada a mí alrededor. El cinturón de seguridad me apretaba tanto el vientre que no podía respirar. Antes de que pudiera sentir miedo, perdí el conocimiento. Cuando estaba llegando, recuerdo la selva tropical peruana girando lentamente hacia mí mientras se acercaba. Las copas de los árboles densamente pobladas me recordaban al brócoli. Pude ver todo a través de una niebla antes de llegar al suelo. Cuando recuperé la conciencia, había aterrizado en medio de la selva. El cinturón de seguridad estaba desabrochado, por lo que debí haber despertado en algún momento. Me había atascado profundamente en el respaldo de los tres asientos, que cayeron del cielo encima de mí. Todo húmedo y fangoso, me quedé allí tumbada por el resto del día y de la noche”.

“Nunca olvidaré la imagen de cuando abrí los ojos a la mañana siguiente. Las copas de los árboles gigantes por encima de mí estaban bañadas por una luz dorada, bañando todo en un resplandor verde. Me sentía abandonada, impotente y completamente sola. El asiento de mi madre al lado mío está vació. No puedo ponerme de pie. Escucho el tic-tac de mi reloj pero ni siquiera puedo mirar la hora. Incluso no puedo ver bien. Me di cuenta de que mi ojo se había cerrado un poco por la hinchazón, sólo puedo ver a través de una estrecha ranura en mi ojo derecho. Mis gafas han desaparecido, pero al final consigo leer la hora. Son las 9 de la mañana. Me siento mareada de nuevo y sigo tumbada en el suelo de la selva. Al cabo de un rato, me las arreglé para poder incorporarme, pero me sentí tan mareada que me tumbé de nuevo. Lo intento de nuevo y, finalmente, puedo mantenerme en esa posición”.

NO TE PUEDES PERDER ESTO: ÉL PUBLICÓ UNA FOTO CON SU NOVIA Y SE LLEVÓ LA MÁS TERRIBLE SORPRESA

“Me toqué la clavícula derecha, estaba totalmente rota. También encontré una profunda herida en la pantorrilla izquierda, como si me hubiera cortado con algo de metal. Extrañamente, no estaba sangrando. Me pongo a cuatro patas y consigo arrastrarme, en busca de mi madre. Grito su nombre, pero sólo me responden las voces de la selva. Para alguien que nunca ha estado en la selva tropical, puede parecer un lugar muy amenazante. Los enormes árboles propagan unas sombras misteriosas. Chispea constantemente. Los insectos gobiernan la selva, y me los encuentro a todos: hormigas, escarabajos, mariposas, saltamontes, mosquitos, un cierto tipo de mosca que pone huevos debajo de la piel y las heridas y abejas sin aguijón que se atascan en el cabello. Por suerte, había vivido en la selva el tiempo suficiente como para estar acostumbrada a todas las criaturas que se arrastran, crujen, silban y gruñen”.

“Mis padres me enseñaron todo sobre la selva. Yo sólo tenía que encontrar ese conocimiento en mi conmoción cerebral. Anduve en pequeños círculos alrededor de mi asiento, consciente de lo rápido que podía perder la orientación en la selva. Consigo hacer una marca en un árbol para memorizar la ubicación. No hay restos, no hay gente. Una sensación de impotencia me invade. Debo salir de la espesura del bosque para que los socorristas puedan verme. Consigo encontrar una pequeña corriente de agua, y me llena de esperanza. no sólo consigo agua para beber, sino que estoy convencida de que me mostrará el camino a mi rescate. Poco a poco, el arroyo se ensancha, de modo que puedo fácilmente a pie la lado del agua. Hacia las seis, se hace de noche, pero encuentro un lugar protegido donde puedo pasar la noche. Me como otro dulce de los que encontré en los restos del avión. El 28 de diciembre, mi reloj, un regalo de mi abuela, se detiene para siempre, así que trato de contar los días a medida que avanzo. La corriente se convierte en un pequeño río. Al ser época de lluvias, apenas hay ningún fruto que recoger, y ya me he comido mi último dulce”.

“No tengo cuchillo para cortar el palmito de los tallos de las palmeras. Tampoco puedo capturar peces o cocinar raíces. No me atrevo a comer otra cosa. Gran parte de lo que crece en la selva es venenoso, por lo que hay que mantener las manos lejos de lo que no conozco. Pero puedo beber una gran cantidad de agua corriente. Al quinto o al sexto día de mi viaje, escucho un zumbido, y mi estado de ánimo se vuelve eufórico. Es la llamada inconfundible de un hoatzín, un pájaro subtropical que anida exclusivamente cerca de tramos abiertos de agua, ¡donde la gente se asienta! En casa, en Panguana, escucha esto a menudo. Conseguí caminar más rápido, siguiente el sonido. Por último, estoy de pie en la orilla de un gran río, pero no hay ni un alma a la vista”.

“Oigo aviones en la distancia, pero a medida que pasa el tiempo, el ruido se desvanece. Creo que han abandonado después de haber comprobado la zona del accidente y ver a todos los pasajeros excepto yo. Una ira intensa me supera. ¿Cómo pueden los pilotos dar la vuelta después de tardar varios días en llegar por fin a un tramo abierto de agua? Pronto, mi rabia da paso a una terrible desesperación. Pero no me rindo. Donde haya un río, la gente no puede estar muy lejos. La orilla del río es demasiado profunda para caminar por ella. Además, hay rayas en las orillas, por lo que hay que tener cuidado. El progreso es tan lento que decido nadar en el río, las rayas no entran en aguas profundas”.

“Tengo que tener cuidado con las pirañas, pero aprendí que son sólo peligrosas en aguas estancadas. También puedo encontrar caimanes, pero por lo general no atacan a la gente. Cada noche, cuando el sol se va, busco un lugar razonablemente seguro en el que pasar la noche. Los mosquitos y las moscas tratan de meterse en mis oídos y nariz. Peor aún son las noches cuando llueve, las gotas frías me empapan mi vestido fino de verano. El viento me hace temblar hasta la médula. Es esas noches sombrías, me siento totalmente abandonada. Cada vez estoy más débil. Bebo mucha agua del río, que me llena el estómago, pero sé que debo comer algo. Una mañana, siento un dolor agudo en la espalda. Cuando me toco, mi mano está manchada de sangre. El sol había quemado mi piel mientras nadaba”.

“Tengo quemaduras de segundo grado. A medida que los días pasan, mis ojos y mis oídos me engañan. Cada mañana se hace más difícil levantarse y meterse en el agua fría. ¿Tiene algún sentido hacerlo? Sí, me digo. Tengo que seguir adelante. Me paso el décimo día metida en el agua. Me topo constantemente con troncos grandes, y tengo que hacer gran fuerza para no romperme un hueso. Por la tarde, encuentro un banco de arena que me parece un buen sitio para dormir. Consigo dormir durante unos minutos. Cuando despierto, veo algo súmamente extraño para mí: un barco. Me froto los ojos, miro tres veces, y todavía está allí. ¡Un barco! Nado hasta él y lo toco. Sólo entonces puedo realmente creerlo. Me dio cuenta de que hay un sendero turístico que conduce a la orilla del río. Estoy segura de que encontraré gente allí, pero estoy tan débil que tardo horas en subir la colina”.

“Cuando llego a la parte superior, veo un pequeño refugio, pero no hay gente. Hay un camino que conduce desde la cabaña del bosque. Estoy seguro de que el propietario de la embarcación vendrá en cualquier momento, pero no viene nadie. Se hace de noche, y decido pasar la noche allí. A la mañana siguiente, me despierto y todavía nadie aparece. Empieza a llover, y me meto en el refugio, envuelta con una lona de hoja alrededor de mis hombros. La lluvia se detiene por la tarde. Yo ya no tengo fuerzas para luchar contra mis pies. Digo que voy a descansar en la cabaña un día más, pero sigo moviéndome. Cuando amanece, escucho voces. Creo que las estoy imaginando. Pero las voces se acercan. Cuando tres hombres salen del bosque y me ven, se quedan en estado de shock. “Soy una chica que estuvo en el accidente de LANSA”. A continuación, digo mi nombre en español. “Mi nombre es Juliane”.

En total, Juliane pasó 11 días en la selva amazónica, sin comida, sin compañía, sin techo y sobrevivió. Su historia es realmente increíble, luego del accidente ella tuvo varios problemas para volver a dormir, pues su experiencia fue realmente traumática. Ella fue trasladada hasta Pucallpa vía aérea y se reencontró con su papá. Ella ayudó a que encontraran los restos del avión y se confirmó que además de ella otras trece personas habían sobrevivido a la caída, sin embargo, ninguno de ellos pudo sobrevivir a la selva, pues todos habían caído a más de 600 km de distancia de la aldea más cercana.