• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

Estuvo encerrado en una caja por 2 años, al liberarlo su mano revela una triste historia

Un orangután vivió encerrado en una caja de madera por dos años. Su dramático rescate y recuperación vienen conmoviendo al mundo. Su dueño reveló porqué lo encerró.

Tras 2 años en una caja, el pueble se reúne para su liberación

¡Conmovedor! Él estuvo encerrado en una caja durante dos años, la mitad de su vida, pues el caso que te contaremos hoy es de una pequeña criatura de cuatro años de edad. El protagonista se llama Kotap y la fotografía de su mano viene dando la vuelta al mundo. Él estuvo prisionero y comiendo solo arroz y pan. Tenía miedo del mundo y creció sin el contacto con otros de su especie. Kotap es un orangután.

MIRA ESTO: EL GRAN MISTERIO QUE SE ESCONDE BAJO EL PARQUE DE LAS LEYENDAS

Kotap vivió la mitad de su vida en la oscuridad. Él vive en Indonesia y fue un “regalo”. Su dueño se comprometió a cuidarlo, pero mientras iba creciendo ocasionó algunos problemas en el vecindario. Tras las quejas, el ‘protector’ de Kotap decidió encerrarlo en una caja de madera. Sin contacto con humanos ni otros orangutanes, Kotap se convirtió en un prisionero.

TIENES QUE VER ESTO: TIGRE MALTRATADO POR CIRCO LOGRÓ SER RESCATADO Y HOY LUCE TOTALMENTE RECUPERADO (FOTOS)

Pero gracias a Dios, un grupo de rescatistas se enteró del caso y decidieron liberarlo. International Animal Rescue cambió para siempre la vida de Kotap:

“Este pobre orangután ha estado viviendo en una caja de madera y en soledad por dos años enteros. Le han quitado su vida por completo, y ahora tendrá que ir aprendiendo de a pocos cómo se sobrevive en su hábitat natural”, dijo Alan Knight, jefe de la organización.

Mira la historia de Kotap en fotografías:

Kotap es un orangután de cuatro años

Vivió la mitad de su vida encerrado en una caja

Al estar estar aislado del mundo por dos años, no sabía cómo reaccionar cuando llegaron los rescatistas

El temor se dibujaba en sus ojos...

Pero poco a poco logró salir de su "prisión"

Estaba mal alimentado, pues vivió comiendo arroz y pan

Los rescatistas lograron trasladarlo a un centro especializado

Hoy Kotap vive en un refugio y está aprendiendo a socializar con otros de su especie

Kotap ha ganado peso, pero el miedo aún se dibuja en su rostro

¡Esperemos que te recuperes pronto Kotap!