• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

Lo contrataron para fotografiar pedida de matrimonio, vio las fotos y notó detalle que le costó su trabajo

Un fotógrafo cometió un terrible error que ahora lamenta. Se le encargó retratar una pedida de matrimonio, cuando las vio luego, notó que había hecho mal su trabajo. Así reaccionó.

Fotógrafo cometió terrible error, cuando lo notó, quiso enmendarlo, pero ya era muy tarde

Un error le costó muy caro al fotógrafo Jacob Peters. Él tiene muchos años trabajando en el rubro, pero cometió una equivocación que ahora lamenta. Un romántico enamorado lo contactó para que inmortalice el momento en el que él le pediría matrimonio a su pareja. Había pensado mucho tiempo en ese sublime momento: la llevaría hasta un lugar conocido como “Hawk’s Bill Crag Trail, allí la tomaría de la mano, se arrodillaría y le diría las palabras mágicas “¿Quieres casarte conmigo?”. Jacob Peters tenía una misión importante: retratar el romántico pedido desde lejos, sin que ella se diera cuenta.

NO TE LO PUEDES PERDER: LAS ASOMBROSAS FOTOGRAFÍAS DE UNA TRIBU AISLADA QUE UN AVEZADO FOTÓGRAFO CAPTURÓ

El fotógrafo se levantó a las 2:30 de la mañana el sábado y fue al parque nacional para subir hasta la cima. Caminó durante más de una hora para llegar al punto de foto con más de 13 kilos de equipo, instaló su cámara y se preparó para que la pareja llegara. La espera lo impacientaba.

Recién a las 6:17 am, vio a una  pareja joven muy acaramelados. Minutos después, notó que el hombre sacó un anillo, se arrodilló y le pidió a la joven que fuera su esposa. Él empezó a trabajar, hizo lo mejor que pudo y el resultado fue espléndido. Las fotos le salieron muy lindas.

TAMBIÉN TE INTERESARÁ: ¿RECUERDAS ESTA FOTOGRAFÍA? ESTO ES LO QUE PASÓ REALMENTE CON EL PROTAGONISTA DE LA IMAGEN

Tras 15 minutos, empacó sus cosas y fue de regreso a su auto. Antes de manejar a su casa, dijo: “Le mandé al chico un texto diciendo felicitaciones, las fotos son hermosas. Me alegro de que todo haya salido bien”. Pero eso era lo que él pensaba.

Al llegar a su casa tomó una siesta y cuando despertó vio que tenía un texto de su cliente.

En este decía algo que lo dejó sin aliento: “Estoy confundido, nunca te vimos y llegamos un poco tarde, ¿Estás seguro de que fuimos nosotros? Yo estaba con una camisa de cuadros azul…”.

Se dio cuenta muy tarde de que fotografió la propuesta de matrimonio de la pareja equivocada que se comprometió al mismo lugar en la misma hora.

Peters, en un principio, estaba muy molesto consigo mismo.

“Acababa de ordenar una nueva cámara y estas fotografías lo pagarían. Sabía que no podía cobrar a alguien por un trabajo que no hice. Le dije a mi esposa lo que pasó y luego pensé de inmediato, ‘tuvieron que haberme visto y pensar que era un extraño en el bosque con mi cámara'”.

A través de Facebook, comenzó con su búsqueda de la misteriosa pareja y dio con ellos. Dicha pareja sabía que los habían fotografiado y dijeron que estaban muy felices.