• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

Sus ojos crecieron anormalmente, luego sus dueños tomaron drástica decisión que le cambió la vida (FOTOS)

Esta historia nos muestra el gran amor que tienen los seres humanos por los gatos. Hace 4 años una pareja adoptó una gata, pero semanas después sus ojos crecieron anormalmente. Ellos tomaron esta decisión.

Su vida cambió para siempre

¡Levante la mano a quién no le gusten los gatitos! Pese a ser poco cariñosos, los mininos se han ganado el corazón de los humanos. Y esta historia es fiel reflejo de lo que aquí afirmamos. En el 2013, una pareja decidió adoptar una gatita de 12 semanas de nacida. El plan parecía perfecto: adoptarla, criarla y encariñarse con la mascota, pero la vida les tenía sorpresas. La nombraron Matilda y con el pasar de pocas semanas todo parecía normal, hasta que un día empezaron a notar algo anormal.

NO TE LO PUEDES PERDER: JOVEN EMBORRACHA A UN GATO Y LO PUBLICA EN INSTAGRAM, LAS IMÁGENES SON DESGARRADORAS (FOTOS)

Los ojos de Matilda experimentaban un precipitado y anormal crecimiento. Desesperados, los dueños acudieron a muchos veterinarios para que puedan ayudar a Matilda. Después de varios meses en los que esperaban un diagnóstico, un médico les dijo que el animal tenía una luxación espontánea; es decir, un trastorno genético que provoca que los parpados se deslicen y que los globos oculares presenten un crecimiento sin control.

TAMBIÉN TE INTERESARÁ: ASÍ ES DRAMÁTICO CAMBIO DE UN PERRITO QUE FUE BRUTALMENTE ATACADO POR NIÑOS EN TURQUÍA

Los médicos, muy enérgicos, recomendaron que Matilda debía ser sometida a un tratamiento, la pareja decidió evitarlos pues no querían que la gata sufra. Entonces decidieron usar gotas naturales para sus ojos. Pero no funcionó. Con los meses, los ojos de Matilda tenían un gran tamaño. El anormal crecimiento le provocaba grandes dolores, por lo que, ahora sí, los dueños siguieron las recomendaciones de los doctore quienes removieron sus ojos en función de su bienestar.

Hoy en día, Matilda es toda una estrella de Facebook. Ahora vive sin ojos, pero sus dueños la siguen queriendo como el día en que la conocieron.