¿La parte íntima del hombre se puede fracturar? Mitos y verdades sobre esta situación

Una de las grandes dudas que aterra a muchos hombres es si en su zona íntima puede subrir algún tipo de fractura. A continuación revelaremos los mitos y verdades al respecto.

Uno de los grandes temores de todo hombre es la posibilidad de sufrir una fractura en la zona íntima, lo cual es una a verdad a medias tintas, que pocas personas se atreven a tocar en una conversación, pero que resulta muy importante de saber. A continuación, te revelaremos los mitos y verdades sobre este tema, según la ciencia.

De manera coloquial, la mayoría de hombres se refiere al tema como una ‘fractura’. Lo cual se aleja totalmente de la realidad, ¿por qué? Clínicamente hablando, se entiende por fractura a la interrupción en la continuidad ósea o cartilaginosa.

Si hacemos memoria en nuestras clases de anatomía del colegio, el órgano reproductor masculino no tiene ni hueso ni cartílago. Su cuerpo está conformado por tres columnas de tejido eréctil, siendo los de mayor tamaño situados en la parte superior cuerpos cavernosos y el tercero, en la parte inferior y atravesando a la uretra, un cuerpo esponjoso.

Esta particular estructura es la que permite la captación y retención de sangre que permite a su vez al miembro alcanzar la erección y aumentar su tamaño (sin necesidad de sostenerse en una estructura ósea).

Los tres cuerpos centrales se encuentran, precisamente por su funcionalidad eréctil, bien irrigados sanguíneamente y recubiertos por la llamada túnica albugínea (una sorprendente estructura fibrosa compuesta de colágeno y elastina que permite su extensión).

Entonces, en la “rotura” del órgano masuclino, la túnica albugínea es la que se, pudiendo afectar al interior de los cuerpos cavernosos y/o la uretra. Esto, definitivamente, es una experiencia muy dolorosa.

¿Cómo se produce? Básicamente ante los impactos fuertes cuando el pene está erecto, ya sea por un golpe o durante una relación sexual. Los síntomas más comunes son una especie de sonido ‘crujiente’, dolor intenso, pérdida inmediata de la erección, torsión del miembro en la dirección contraria a la normal y rápida inflamación y hematomas.

Son síntomas visibles, que un urólogo especialista puede apreciar sin tener que recurrir necesariamente a más exploraciones complementarias (como la resonancia magnética) que la palpación.

Ante un caso así, el tratamiento más efectivo es la cirugía. Sí, suena a más dolor. Por ello, es muy importante no dejarte llevar por la emoción y cuidar mucho tu cuerpo. Recuerda que ante cualquier anomalía que detectes en ti debes acudir a un médico, siempre será lo más recomendable que andar traumándote con todo lo que se dice en internet.

Te puede interesar

LO MÁS VISTO