Escribió la verdad sobre ser “la amiga gorda” y se volvió viral (FOTOS)

Una joven de 23 años ha decidido ponerle punto final a la imagen de “la amiga gorda”. Ella reveló la verdad de este estereotipo y sacudió las redes sociales.

Ella es Michelle Elman, tiene 23 años y trabaja como activista y coach de imagen. Lleva orgullosa un vientre con rollitos, brazos gruesos y medidas para nada pequeñas. Sí, ella es lo que conocemos como “gordita”, tiene un rostro amable y quizá pienses que su única curva es su sonrisa. Esa es la imagen que nos hemos creado de “la amiga gorda”, pero Michelle está dispuesta a romper con ese estereotipo.

MIRA ESTO: ¿CÓMO NACIÓ EL MEME “ACASO YO”? CONOCE EL ORIGEN DETRÁS DEL ÚLTIMO VIRAL EN REDES SOCIALES

La vida de Michelle no ha sido nada fácil. A su corta edad ha sido sometida a 15 cirugías. Tenía un tumor cerebral, hidrocefalia, un intestino perforado y otro intestino obstruido. Tantas operaciones dejaron cicatrices en su abdomen. Esto, además de su peso, hizo que durante su adolescencia escondiera su cuerpo. No quería mostrar su vientre a nadie.

TIENES QUE VER ESTO: TINDER: FUE BLOQUEADA POR ESTAFAR A HOMBRES, PERO LAS MUJERES AMAN CÓMO LO HIZO (FOTOS)

Pero en la adultez superó sus miedos y comprendió que debía amarse a sí misma. Con rollitos o sin ellos, ella vale por lo que piensa y defiende, no por una talla de ropa. En este punto, solo faltaba una batalla, hacer que la gente la vea a través de sus ojos. Así que decidió compartir un post que la muestra como la férrea activista de diversidad de cuerpos que es. Una publicación que habla sobre la autoestima y lucha contra los estereotipos. Un post que dice así:

“Hay un estereotipo alrededor de ser la ‘chica gorda’ en un grupo de amigas. Ella es la que se sienta a la orilla y nunca en medio del grupo. Ella es la perpetuamente soltera, que se sienta en silencio mientras todas sus amigas hablan de su vida amorosa y si por milagro encuentra un novio, ella nunca estaría cómoda desnuda o en el dormitorio. Es la insegura, la que constantemente se queja de su cuerpo y habla de dietas…No podría ser más mierda este estereotipo. Desde los 11 años, siempre he sido la ‘amiga gorda’, pero nunca he sido esa chica. Incluso con todas mis inseguridades alrededor de mis cicatrices, y mi cuerpo en general, nunca fui la chica que se sentó en la orilla. Me rehusé porque mi orgullo, mi ego, y mis cirugías nunca me dejaron ser la persona que se perdió en la vida. La diferencia entre ahora y antes es que no dudé, cuando mi amiga sugirió saltar en el Fiordo, yo pensé ‘¡claro que sí!’. Antes hubiera dicho sí a regañadientes, pasaría el tiempo escondiendo mi cuerpo tanto como sea posible hasta el último momento, sin duda llevaría una polera y definitivamente no habría tomado fotos. Ahora, yo soy la que sugiere tomar fotos, fui la primera en sacarme la polera y la idea de que mi cuerpo era diferente no estaba ahí. El hecho de conocer a muchas chicas -gordas o flacas- que se perderían oportunidades como ésta, es lo que alimenta mi positividad corporal. La positividad del cuerpo no se trata de ser capaz de tomarte selfies en ropa interior, es sobre no dejar que tu ropa interior o tu traje de baño sea la razón por la que no estás participando. Y en última instancia, cuando estás alrededor de la gente adecuada, no te sentirás como la ‘amiga gorda’. No miro estas fotos y me veo como la extraña. Miro las fotos y veo los recuerdos y cómo nos divertimos”

 

There's a stereotype around being the "fat girl" in a friendship group. She's the one who sits on the sidelines and never joins in. She's the one perpetually single and sits silently while all her friends discuss their love life because god forbid, if she actually find a boyfriend, she would never be comfortable naked or in the bedroom. She's the insecure one, the one constantly complaining about her body and talking about diets. I couldn't call bullshit more on this stereotype. Since the age of 11, I have always been the "fat" friend but I have never been THAT girl. Even with all my insecurities around my scars, and my body in general, I was never the girl who sat inside - I refused to because of my pride and ego and my surgeries never let me be the person who missed out on life. The difference between now and then is that there's no hesitation, there are no second thoughts and when my friend suggested jumping in the Fjord, I was all "Hell yeah!". Before I would have said yes reluctantly, spent the time hiding as much of my body as possible until the last moment, definitely worn a top and definitely wouldn't have taken photos, let alone been in them. Now, I'm the one suggesting photos, I was the first to whip off my top and the thought that my body was different wasn't there. The fact that I know many girls, fat or skinny, would miss out on opportunities like this is what fuels my body positivity. Body positivity isn't about being able to take underwear selfies, it's about not letting your underwear or your swimsuit be the reason you aren't taking part. And ultimately when you are around the right people, you won't EVER feel like the "fat friend". I don't look at these pictures and see me as the odd one out. I look at the pictures and see the memories and the three bodies that we had fun in! #ScarredNotScared Swipe for a video of me high pitch screaming as I jump in!

Una publicación compartida de Michelle Elman (@mindsetforlifeltd) el

Sin duda, ella es admirable.

Fuente: El Ciudadano

#Virales Su esposo la descubrió y expuso su infidelidad en las redes sociales. Ahora ella deberá enfrentar una dura sanción. ¿Estás de acuerdo? 

Publicado por Aweita en Lunes, 20 de marzo de 2017

 

Todos lo tomaron como broma, pero él cumplió su palabra y hoy luce así

Publicado por Aweita en Viernes, 6 de enero de 2017

 

Ella quiso parecerse a un gato y gastó más de 4 millones de dólares en cirugías. Antes de ello, lucía muy bella

Publicado por Aweita en Jueves, 29 de diciembre de 2016

 

Video recomendado

Te puede interesar

LO MÁS VISTO