Tuvo malas experiencias con las mujeres, pero ‘encontró’ el amor en una sex doll [FOTOS]

En Estados Unidos, un hombre de hartó de su mala suerte con las mujeres y asegura que encontró el amor en una muñeca sexual. Pero no es la única, pues también 'vive' con otras dos compañeras de plástico.

En Michigan, Estados Unidos, un hombre que se hace llamar Davecat asegura haber encontrado el amor en las muñecas sexuales, terminó que él odia, pues afirma que ellas son más que simples objetos de silicona.

Sidore es el nombre de la esposa ‘sintética’ de Davecat. Ella nació en Tokyio y cuando tenía 8 años se mudó con su familia a un suburbio del Reino Unido. Allí, durante su juventud, se dedicaba a tocar con su banda y a emborracharse los fines de semana hasta las últimas consecuencias.

Esta biografía no es más que una de las tantas historias que él ha escrito sobre Sidore durante los 17 años que llevan juntos, según cuenta el hombre. “Esto me ayuda a mí y a los demás a interactuar con ella como una persona con ideas, sueños, pensamientos y gustos”, contó en una entrevista para Infobae vía Skype.

Pero la ‘pareja’ no vive sola, pues, comparten la vivienda con Elena y Miss Winter, ambas son muñecas sexuales también, aunque este término es censurado por Davecat. “Lo odio porque es limitante y es de una mentalidad poco abierta. Ellas son mucho más que objetos de silicona ‘anatómicamente correcto para tener sexo’”

El hombre también reveló que siempre ha sentido atracción por las “maquinas” con forma de humano, por eso se define como un ‘robosexual’, una persona que se siente atraída por los robots, aunque aclara que solo le gustan los de tipo femenino.

“Con las cosas artificiales creo que no hay riesgos de que se hieran, dañen o lesionen. Y ahí me dije: vamos a probar con una mujer artificial a ver cómo nos va… ohh, esto en realidad está muy bien”, confesó.

A estas alturas, ya te habrás dado cuenta que no se trata de simples muñecas inflables, sino de objetos de silicona con una forma humana bastante realista, pero ¿quién hace este tipo de trabajos? Pues, existe un artista estadounidense dedicado a esto: Matt McMullen.

Su historia con los ‘sintéticos’ empezó en los años noventa, cuando decidió esculpir mujeres que fueran casi reales. Sus trabajos los fue publicando en su página web, donde los usuarios empezaron a hacerle una pregunta muy especial: ¿Son anatómicamente correctas? Es decir, ¿se puede tener sexo con ellas?

McMullen se dio cuenta de que había un mercado por explotar acá y fue así como creó RealDoll, marca pionera en la industria de muñecas sexuales de silicona. Es así como Davecat es uno de sus más fieles clientes desde el 2000, cuando adquirió su primer ejemplar.

Cabe mencionar que el artista asegura que le pone límites a su trabajo. “Tenemos dos reglas: no hacemos muñecas con apariencia muy joven, con aspectos de niñas o adolescentes, nos protegemos de eso y también de los derechos de autor, pues tenemos prohibido replicar la imagen de las actrices porno, quienes tienen registrado su cuerpo y pueden demandar”, detalló.

Así, quienes hayan perdido la fe en la humanidad y están seguros de que no encontrarán el amor en una persona, como Davecat, podrían tener una alternativa para encontrar al fin al compañero de vida.

“Entonces, en vez de estar en una situación en la que hay más drama, en vez de buenos momentos, me digo: probablemente esté mejor con una sintética, una mujer artificial”, confesó.

Te puede interesar

LO MÁS VISTO