Cinco señales para reconocer si estás siendo víctima de un acosador

Ante las últimas denuncias de serios casos de acoso que se han difundido durante los últimos días, te mostramos cinco señales  para saber si estamos siendo víctimas de acoso

Muchas personas quizá no le toman mucha importancia a los extraños comportamientos de las personas que las rodean y, lo que consideran como simples actitudes molestosas o fastidiosas, podrían convertirse en serios casos de acoso que pueden acabar, incluso, en un asesinato. Como lo que ha sucedido recientemente con Eyvi Ágreda, una joven de 22 años, que se encuentra luchando por su vida, luego de que su presunto acosador le encendiera fuego en un bus ocasionándole graves quemaduras.

El de Ágreda no es el único caso de acoso que  ha conmocionado al país, sino que hace solo unos días, la periodista Melissa Peschiera realizó una grave denuncia en contra de José Carlos Andrade Beteta, un sujeto que la venía acosando hace un año y medio.

LEE TAMBIÉN: Estos son los tipos de violencia que un hombre sufre y siempre calla

Ante estos últimos casos de acoso, es necesario saber cuáles son las principales señales para reconocer a un acosador o para saber si estamos siendo víctimas de acoso:

1.Necesidad inmediata y persistente de contactarte. Un acosador puede empezar por localizarte o contactarte incesantemente. Es posible que esta persona empiece llamándote, enviándote mensajes de texto (o correos electrónicos) y visitándote a tal punto que sientes que es invasivo. Si el contacto está fuera de las normas sociales y sobrepasa tu nivel de comodidad, el comportamiento puede estar relacionado al acoso.

2. Obsesividad por saber dónde estás y qué harás. Una persona que tiene tendencias de acosador puede insistirte en llevarla a eventos o acompañarte a encuentros amicales o familiares. Es posible que esa persona te insista en saber a dónde vas a o conocer tus planes. Puedes empezar a sentirte incómoda con alguien que siempre quiere conocer tu paradero o tus planes para el día.

3. Sabe mucho sobre ti. Incluso cosas de tu vida privada. Un acosador puede tener información acerca de ti que jamás le has dado. Esta persona puede investigar acerca de ti: dónde trabajas, quiénes son tus amigos o familiares, cuáles son tus lugares favoritos, etc. Es posible que sepa qué ruta tomas para ir y regresar del trabajo, a qué hora vas a al gimnasio y cualquier otro patrón en tu horario.

4. Sobrepasa los límites que estableces. Presta atención a lo que pasa cuando estableces amablemente un límite con esa persona, como “Por favor no me hables cuando estoy trabajando” o “por favor no llames después de las 9 p. m. Necesito un momento para relajarme a solas”. Si bien las personas normales respetarán esto, un acosador no lo hará. Es probable que ignore tus peticiones, pruebe una técnica diferente para invadir tu espacio (por ejemplo, te espíe) o te intimide para que tengas miedo de establecer nuevos límites.

5. Comportamiento agresivo. Es posible que un acosador quiera tenerte siempre para él. Si empiezas a distanciarte, esta persona puede volverse cada vez más agresiva e intimidante. Cualquier pensamiento de pérdida puede provocarle mucha angustia y sentimientos de abandono. Esta persona se puede poner físicamente agresiva. Te puede seguir de cerca o estar cerca de ti como diciendo “No puedes alejarte de mí aunque lo intentes”.

Video recomendado

Te puede interesar

LO MÁS VISTO