Mexicana se quitó el ombligo para dárselo a su novio como muestra de amor [FOTOS]

Paulina, de 23 años, se llevaba mal con su familia y decidió removerse el ombligo por esta razón. Imágenes sensibles

Muchas personas suelen llevarse mal con sus padres y hacen cosas que a ellos no les gusta con tal de enojarlos. Además,  cuando uno está perdidamente enamorado puede hacer cosas bobas como muestras de amor, aunque seguramente después de unos años vayan a arrepentirse.

 

Este es el caso de Paulina Casillas Landeros. La mezcla entre el amor por su exnovio y la mala onda con su familia la llevaron a hacer algo hace tres años, una operación que ahora se lamenta. Decidió quitarse el ombligo y dárselo a Daniel, su expareja, como una muestra de amor.

 

 

 

La chica de ahora 23 años no se llevaba bien con su familia. Ellos estaban en contra de la manera que Paulina llevaba su vida. No les gustaban los tatuajes ni piercings que se realizó. “Siempre tuve problemas con mi familia. No eramos muy unidos en ese entonces”, comentó la estudiante de turismo al portal Daily Mail.

 

“Las modificaciones en el cuerpo me fascinaban. Hay algo trascendental en ellas. Estaba muy enojada y quería cortar todo vínculo con todos, así que opté por deshumanizarme en una manera simbólica. Quería hacer algo controversial”, explicó Paulina. Para ella, el ombligo es lo que nos hace humanos, por esta razón decidió quitárselo en una operación que resulta peligrosa.

 

 

Luego del procedimiento, el médico le dio las indicaciones incorrectas, según Paulina, y es por esto que el lugar donde estuvo su ombligo se infectó y tuvo que pasar muchos días en cama descansando. “Sufrí, pasé días recostada como si estuviera en cuarentena. No podía estirarme, empujar, pararme ni reír. Gradualmente sanó, pero no al 100%. Nunca cerrará completamente”, contó la mexicana durante la entrevista.

 

 

 

Desde un inicio, Paulina supo lo que quería hacer con su ombligo extraído. “Estaba muy enamorada de mi novio de ese entonces, me apoyó en los momentos difíciles y es una de las personas más influyentes en mi vida. Coloqué el ombligo en una pequeña bolsa con una nota que decía 'Te amo'. Fue muy emotivo”, comentó Paulina sobre cómo fue ese momento para ella.

 

 

Aunque ya no están juntos, aún son amigos cercanos y Daniel conserva hasta ahora el regalo de su ex porque sabe lo mucho que significa este.

 

Paulina ahora tiene una buena relación con su familia y se lamenta haberse realizado la cirugía. “Me arrepiento cuando me pongo en el lugar de mi madre. Debió haber sido devastador para ella. No puedo imaginar cómo alguien debe sentirse cuando su propio hijo quiere cortar toda conexión contigo”, reflexionó la mexicana. “Si pudiera volver el tiempo atrás no lo haría de nuevo. Fue impulsivo y temerario y hería a muchas personas”, agregó.

 

Te puede interesar

LO MÁS VISTO