Exnovio le cortó el cuello para callar sus gritos y la arrojó a lago dentro de un saco

Emre Cicek es una mujer turca que casi pierde la vida tras el cruel ataque de su expareja, quien no dudó en cortarle el cuello para que no llamará la atención, mientras la torturaba.

La violencia ejercida sobre la mujer es un mal que no tiene cuando acabar en el mundo. Emre Cicek, de 25 años, fue torturada y abusada sexualmente por su expareja que en completo estado de ebriedad la arrojó a un lago dentro de un saco.

Sin embargo, el suceso que desató la indignación del mundo fue que el borracho le cortó la garganta a Emre Cicek para que dejara de gritar mientras abusaba sexualmente de ella. La policía pudo constatar que la tortura duró tres horas y fue hallada con vida después de ser arrojada en un saco por un lago.     

Feminicido

Abusador se dio a la fuga.

La policía de la ciudad de Estambul en Turquía  jamás imaginó que durante un patrullaje de rutina iba a encontrar a una mujer atada y herida dentro de un saco. Al borde de la muerte, la joven fue trasladada a un hospital donde los médicos le salvaron la vida, pero las terribles secuelas le ocasionaron que no vuelva a emitir palabras y utilice la escritura como medio de comunicación.

La joven escribió su testimonio y resaltó que el ataque se desencadenó porque ella quería dejarlo. Sin embargo, el hombre usando todas sus artimañas la invitó a una cena para tratar de convencerla de que permaneciera en la relación de dos años.

Ilusionado con la idea de que la mujer le daría una segunda oportunidad, el hombre festejó a punta de tragos la reafirmación de su noviazgo. Sin embargo, horas después, la mujer le confesó que estaba decidida a dejarlo. “Cuando le dije que quería romper con él, me atacó con una cuchilla retráctil y un cuchillo”, fueron las desgarradoras palabras de la mujer.

El terrible desenlace dejó huella en el cuerpo de la víctima. “Le cortó la garganta para silenciarla. La encontraron justo antes de que se muriera”, confesó la madre. Mientras la joven permanecía en el suelo, el sospechoso la ató de las manos y continuó apuñadándola y cortándola, y pasó las siguientes tres horas abusando sexualmente y torturándola más.

TERRIBLES SECUELAS 

Emre Cicek

Emre Cicek

Chica recibió varios puntos de sutura por sus terribles lesiones. 

Informes policiales dijeron que el sujeto puso a la víctima en un saco grande y la tiró a un lago en el distrito Kucukce. “No quería matarla, sucedió en un momento de ira mezclada con alcohol”, comentó el agresor en la comisaría.

 

 

 

 

Te puede interesar

LO MÁS VISTO