• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

Hackers secuestran cientos de cinturones de castidad inteligentes y piden rescate de $1,000 para liberarlos

Por descabellado que suene, un pirata informático aprovechó la fama adquirida por estos dispositivos y usó una vulnerabilidad en su sistema para bloquearlos permanentemente a cambio de un pago en Bitcoins.

CellMate, cinturón de castidad inteligente de la marca Qiui, fue el objetivo de un ataque cibernético que secuestró las partes íntimas de sus portadores./Fuente: Composición.

CellMate, cinturón de castidad inteligente de la marca Qiui, fue el objetivo de un ataque cibernético que secuestró las partes íntimas de sus portadores./Fuente: Composición.

  • Redactor: Aweita
  • -
  • 02 Feb 2021 | 13:23 h

En uno de los episodios más bizarros de la ciberdelincuencia, un hacker hizo algo que solo puede ser digno de una comedia futurista: secuestrar cientos de cinturones de castidad inteligentes para bloquearlos indefinidamente hasta que sus usuarios puedan pagar un rescate. Estos dispositivos, los cuales se han convertido en artículos bastante populares para mantener el celibato de su portador, poseen conexión a Internet y sistemas Bluetooth, siendo justamente esto último lo que ha causado tan extraño crimen.

Tal como reporta el medio británico Daily Mail, el pirata informático halló una vulnerabilidad en el sistema de los cinturones de castidad CellMate de la marca Qiui dado que una API del dispositivo estuvo expuesta. De este modo, el sujeto pudo realizar un ataque remoto que impide que los portadores de dichos artefactos puedan manipularlos, solicitando un rescate de 0,02 Bitcoins ($1,000 al cambio, aproximadamente) para devolver el control del dispositivo.

PUEDES VER: PROFESORA FITNESS GRABABA SU CLASE MIENTRAS SE REALIZABA UN GOLPE DE ESTADO EN BIRMANIA (VIDEO)

“Tu pene es mío ahora”, fue lo que el delincuente le dijo a uno de los afectados por este ciberataque, tal como comentó al medio Motherboard. Según este usuario, el sujeto compartió su descubrimiento con su comunidad de hackers en un foro de Internet y así coordinaron un ataque masivo a múltiples portadores de estos cinturones de castidad inteligentes.

El entrevistado contactó con Qiui, fabricante de estos dispositivos que protegen el celibato, para buscar alguna forma de solucionar su problema, pero la compañía le dijo que no había un método para liberar el cinturón manualmente. Ante la desesperación, el usuario no tuvo más remedio que usar un alicate para romper el CellMate, dañando su parte íntima en el proceso de liberación. “Ya no era el dueño del cinturón, así que no tenía control total sobre él, dijo el afectado.

Según describe el artículo de Motherboard, el usuario quedó lastimado y no pudo tener relaciones sexuales por algo más de un mes (un tanto irónico considerando que usó este dispositivo de protección de celibato en primer lugar). El reporte de estos casos se volvió tan escandaloso que Qiui optó por añadir un manual de desmontaje junto al dispositivo. En este, se menciona que el aparato puede ser retirado quitando un par de tornillos para liberar ciertos elementos del gadget, permitiendo así una sustracción menos agresiva que la del usuario que usó un alicate.