• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

Se casó y descubrió que su “marido” en realidad era una mujer

Tiempo después de casarse, ella descubrió que su “marido” era mujer

Tiempo después de casarse, ella descubrió que su “marido” era mujer

  • Redactor: Aweita
  • -
  • 28 May 2020 | 22:08 h

El matrimonio puede traer muchas sorpresas. La persona no puede ser como se mostraron durante la etapa de enamoramiento, puede cambiar de carácter, o incluso no ser quien tu creías. El 'protagonista' de esta nota se llama Suwarti, tiene 40 años, y todos creían que era hombre, hasta que su esposa, Heniyati, se dio cuenta y la gran mentira de “él”-o ella- se vino abajo. La historia que parece sacada de una película sucedió en Indonesia hace pocos meses. Heniyati se llevaría la sorpresa de su vida. La decepción la embargaba y no podía creer que hubiese podido ser engañada tan fácilmente. Pero esta historia tiene más de película, y es que Suwarti planeó cada paso con mucha delicadeza.

NO TE LO PUEDES PERDER: TRAS LA NOCHE DE BODAS, ÉL CONOCE EL “GRAN SECRETO” DE SU MUJER Y LA DEMANDA

El “esposo” habría pedido a personas que se hicieran pasar por su familia para la boda, que ocurrió en la isla de Java. Suwarti dijo que se llamaba Muhammad Efendi Saputra y que era policía. La esposa comenzó a sospechar que algo andaba mal cuando este se negaba a tener intimidad con ella. Desde entonces, trataría de investigar y dar con el clavo del porqué el que supuestamente era su marido no se portaba como tal.

La esposa se llevó una gran sorpresa cuando descubrió el secreto que su "esposo" ocultaba

aweita.pe

LO VEO Y NO LO CREO: ELLA IBA A CASARSE, VIO ESTO EN LOS PIES DE SU NOVIO Y NO DEJÓ DE LLORAR (VÍDEO)

Tiempo después, ella encontraría un documento de identidad donde se dio cuenta que en realidad su esposo era una mujer. Suwarti tuvo que reconocer su engaño, pidió disculpas y fue detenido. Las investigaciones aseguran que este podría recibir hasta 7 años de condena. Los usuarios en redes sociales mostraron su rechazo a este engaño. Nadie se merece ser timado. Con el amor no se juega.