• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

Llevó a sus hijas a un restaurante y su foto se viralizó por una conmovedora razón

Estaba comiendo con sus hijas en un restaurante de comida rápida cuando un hombre le tomó una foto y la subió aFacebook. La imagen se hizoviral por una conmovedora razón

¿Viste esta foto viral?

Esta historia ha dado la vuelta al mundo y ha conmovido hasta al más duro de corazón. El amor de un padre es muy grande y Ryan Arebuabo lo demostró. Un hombre le tomó una fotografía, la subió a Facebook y se convirtió en viral rápidamente. En ella se ve que el padre mira cómo sus hijas comen en un restaurante de comida rápida, mientras él solo observa. El asunto es que el padre de familia no tenía suficiente dinero para comprar tres comidas, así que solo se sentó a ver.

NO TE LO PUEDES PERDER: NO ENCONTRABA TRABAJO Y ESTABA DESESPERADO, UNA MUJER SE LE ACERCÓ Y SUCEDIÓ LO INESPERADO

"No pude contener mi emoción cuando los vi en Jollibee. Esta foto es sobre el amor de un padre. Una descripción de auténtico desinterés", escribió Jhunnel Sarajan en Facebook. Hasta el momento tiene más de 72 mil compartidos y más de 136 mil me gusta.

Areruabo vive en una cabaña de 4 metros cuadrados, fabricada con tablas y láminas oxidadas. Hace algunos años, el  hombre tuvo un ataque al corazón que lo incapacitó para poder trabajar. Esta no fue su única tragedia, pues su mujer lo abandonó, pero él se quedó con la custodia de sus hijas: Rose May y Rose Ann.

TAMBIÉN TE INTERESARÁ: CHOFER REGALÓ ZAPATILLAS NUEVAS A UN NIÑO POBRE POR SU CUMPLEAÑOS, GESTO ES VIRAL (FOTOS)

"A pesar de su condición, es un padre dedicado que persevera para llevar comida a su mesa y darles educación a sus hijas. Ambas estudian en la escuela primaria José Corazón de Jesús", cuenta Jhunnel Sarajan, el hombre que le tomó la foto.

Arebuabo se levanta todos los días a las 5 de la mañana, se prepara para el trabajo y alista a sus hijas para llevarlas a la escuela. El hombre gana de 2 a 4 dólares al día en un pequeño puesto que tiene en la calle y recibe 44 dólares de asistencia gubernamental, que los usa para comprar alimentos para sus hijas.