• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

Kimetsu no Yaiba 204 spoilers: Solo queda un capítulo para el final ¿qué pasó con Tanjiro?

Ya está libre las primeras filtraciones del manga 204 de Kimetsu no Yaiba y tenemos grandes novedades de Tanjiro y los demás.

Ha llegado el momento de despedir al manga Koyoharu Gotouge: Kimetsu no Yaiba, puesto que solo faltan 2 capítulos para su final definitivo. De hecho, se ha confirmado que Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba terminará con el capítulo 205 , programado para el lunes 18 de mayo en la Weekly Shonen Jump.

Pero antes de pensar en este último capítulo, todavía hay 204 con su contenido para leer y ya tenemos los primeros spoilers de esta nueva entrega de Kimetsu no Yaiba.

Después de las semanas de descanso por el Coronavirus y la Golden Week, Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba se muestra con los primeros spoilers relacionados con el capítulo 204 . Han pasado tres meses desde la derrota de Muzan . La última reunión de los Pilares restantes se celebra donde se anuncia la disolución del cuerpo del cazador de demonios.

Kaburamaru ahora acompaña a Kanao, quien quedó ciega de un ojo. La joven se encuentra con Tanjiro debajo de un árbol que fue plantado en la Finca de las mariposas junto al primer pilar de flores. El cerezo recibió el nombre de Hisshou, o "la victoria es segura". Kanao y Tanjiro hablan de algo, mientras los dos miran el cerezo.

Sanemi, después de darle a Kanao la serpiente Kaburamaru, se reconcilia con Nezuko y Giyu Tomioka. También hay una escena en la que Yushiro se encuentra con Tanjiro, y el protagonista de Demon Slayer le pide al único demonio restante que no muera y que sobreviva con los recuerdos de Tamayo y la larga batalla contra Muzan por la eternidad.

El trío principal se encuentra en la casa de Tanjiro. Zenitsu trae consigo las cenizas de su maestro, Tengen también se muestra con sus tres esposas y el padre de Rengoku le agradece a Tanjiro por lo que ha hecho. En la viñeta final, llega un salto de tiempo que nos lleva a mostrarnos el futuro después de la derrota de los demonios.