• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

Full Metal Alchemist - Brotherhood: El mejor consejo para iniciar con el pie derecho en la alquimia

Nuestro colaborador Pablo Bobadilla Rider nos brinda un análisis musical de la pieza que suena en una de las escenas más desgarradoras del anime.

La historia de los hermanos Elric y el pecado que cometieron al intentar resucitar a su fallecida madre es una de las más conmovedoras y desgarradoras del anime./Fuente: Bones.

La historia de los hermanos Elric y el pecado que cometieron al intentar resucitar a su fallecida madre es una de las más conmovedoras y desgarradoras del anime./Fuente: Bones.

  • Redactor: Aweita
  • -
  • 22 Ene 2021 | 18:37 h

“El hombre no puede obtener nada sin dar algo a cambio. Para crear, algo de igual valor debe perderse”… sabiendo la magnitud de esta ley de intercambio equivalente, ¿Qué darías para salvar la vida de alguien que amas? . Esto fue lo que arrastró a los hermanos Elric a practicar la prohibida “trasmutación humana “para traer a la vida a su Madre, intento que acabó con la desaparición del cuerpo de Alphonse y la pérdida de la pierna izquierda de Edward. Siendo esta trágica escena el inicio de la gran historia de Fullmetal Alchemist, el cual cuenta con una espectacular animación y está sustentada por una intensa banda sonora compuesta por Akira Senju.

Este fallido intento de transmutación humana se da en el capítulo 2, y tiene varias etapas, que van desde la preparación de los materiales, la transmutación en sí, la desintegración del cuerpo de Alphonse, la entrada de Edward a las puertas de la Verdad, y el regreso a la realidad. Y es obvio que la música no es la misma en cada evento, así que me enfocaré en describir la última parte de esta secuencia, Justo cuando el ser que habita en el portal le dice a Edward “solo puedo mostrarte lo equivalente al precio que has pagado”.

La obra que usan a partir de ese momento se llama “Fullmetal Alchemist Brotherhood:Main theme”, y a la vez es la música que va a representar todo el anime, de ahí que la escucharemos en muchos momentos de la historia, y que épico momento para mostrarnos en toda su magnitud (y es que se escucha un fragmento de la obra en el capítulo 1 cuando el alquimista de Agua le hace recordar a los hermanos que practicaron la técnica prohibida).

La composición es básicamente un ritmo de Vals (3 pulsos) pero con sonoridades que manifiestan la presencia de algo oscuro, de la venida de algo perturbador, pero con mucha incertidumbre. Y esto es porque la introducción de esta obra intercala rápidamente una melodía que produce relajación con otra que produce tensión. Todo esto se oye mientras Edward empieza a perder la pierna izquierda tomando conciencia del significado de “Intercambio equivalente” para ser enviado de vuelta al mundo real, donde se suma el dolor de perder una parte del cuerpo.

La escena sigue con los reclamos de Edward por haber perdido a su hermano y, sintiendo la impotencia ante los hechos, empieza a pedir ayuda. La música empieza a anunciar la llegada de la melodía principal de la obra, la llegada de lo inevitable, la terrible revelación que tendrá nuestro personaje principal.  Es muy interesante el uso de contratiempos en la melodía, ya que esta técnica da la sensación de no tener apoyo  (debido al silencio musical en el primer tiempo de cada compás).

La transmutación ha llegado a su final y el resultado es un cuerpo en descomposición de una mujer que muere a los pocos segundos. Esta horrible y desagradable escena se musicaliza con una melodía que transmite mucha tristeza, ejecutada por un coro completo que a manera de arrullo, nos conecta con todo lo que está sintiendo Edward al presenciar el fracaso de su proyecto.

La intensidad de las imágenes se incrementa al oír las inconsolables palabras de Edward “… Eso no es lo que deseamos!” repitiendo seguidamente el nombre de su hermano Alphonse. Qué perfecto momento para que la música suba de tono (toda la música se vuelve más aguda), incrementando la intensidad emocional plasmada en la obra.

La escena se encamina hacia el intento desesperado por recuperar algo de su hermano, gritando “te entregaré mi pierna, mi brazo, incluso mi corazón”. Aquí se editó la obra original, para empalmarla con una sección donde la melodía se vuelve cíclica, y esto funciona bien ya que se puede interpretar como el repetir internamente una sola cosa (Devuélveme a mi hermano!) . Finalizando con un acorde que acompaña la frase final de esta secuencia “Él es el único hermano menor que tengo!”

Les dejo un video ejecutando esta espectacular obra, y recomendar que la alquimia no es un juego, mejor háganse un baño de florecimiento.