La desgarradora historia del creador de WhatsApp; de indigente a multimillonario [VIDEO]

Apple, Windows, Facebook WhatsApp son las marcas más conocidas en todo el mundo, sin embargo, del creador de esta última aplicación se conoce muy poco. Antes de ser el multimillonario que es hoy, sufrió mil penurias que hoy te contamos.

Facebook es, tal vez, la empresa más famosa del mundo en cuanto a redes sociales cibernéticas. En más de una ocasión intentó comprar WhatsApp y aunque al final lo logró ¿sabías que la compañía de Mark Zuckerberg rechazó la solicitud de trabajo del creador de la aplicación de mensajería del logo verde? Esta es su increíble historia.

Jan Koum, el creador de WhatsApp, nació en Ucrania el 24 de febrero de 1976 dentro de una familia que apenas y le alcanzaba para comer. En esta época, su país pertenecía a la Unión Soviética, lo que dificultaba aún más las tristes condiciones en las que vivía Jan y su familia.

Los conflictos políticos, la violencia, el desempleo y la pobreza extrema en la que se encontraba su país provocó que Jan, a los16 años, junto a su madre y su abuelita buscaran una mejor vida en los Estados Unidos.

Llegaron sin nada, ni siquiera un techo en donde dormir. Por suerte, un programa de apoyo social les tendió la mano, consiguiéndoles un pequeño y humilde departamento con lo necesario para no dormir en la calle.

De esta manera, la familia ucraniana sobrevivió gracias a la caridad y al precario salario que la mamá ganaba con gran esfuerzo como niñera. Jan se vió obligado a trabajar como intendente de un supermercado, para ayudar a solventar las necesidades de su hogar.

Según el portal El Economista, su primer contacto con la tecnología fue a través de un grupo de hackers, en donde conoció a sus mentores Shawn Fanning y Jordan Ritter, con quienes se divertía hackeando y rompiendo barreras de seguridad en internet, ya que en los 90 el internet era muy vulnerable.

Desde muy joven mostró gran talento para la tecnología y gracias a esa pasión aprendió a programar antes de entrar a la Universidad, la cual abandonó sin concluir su carrera, para dedicarse a proyectos personales, una historia muy común entre los emprendedores.

No obstante, Jan extrañaba mucho a su padre, por lo que seguido se comunicaba por teléfono con él, pero las tarifas de larga distancia dificultaban esa comunicación, ya que llamar desde Estados Unidos hasta Ucrania costaba demasiado y la familia tenía que decidir entre hacer una llamada o comprar comida.

5 años después de dejar su tierra natal, Jan estaba a punto de regresar a Ucrania y ver a su padre, pero, lamentablemente, una terrible noticia cambiaría todo para siempre: su padre murió antes del reencuentro, perdiendo la oportunidad de despedirse o de ver a Jan alcanzar el éxito.

Jan quedó devastado, pero contrario a lo que muchos pensaban, este triste hecho solo lo motivó a perseguir sus sueños y cambiar su dura realidad. Al poco tiempo, fue contratado por Yahoo como ingeniero de infraestructura, empresa donde conoció a su futuro socio Brian Acton.

Cuando todo parecía mejorar para Jan y su familia, una nueva y cruel jugada del destino llegaría a su vida. El cáncer le arrebataría a la mujer que sacrificó todo por darle una mejor vida, su madre se había ido para siempre.

A raíz de esto, decidió enfocarse de lleno en su trabajo, al cual renunció después de 9 años para viajar por Latinoamérica, al lado de su amigo y futuro socio Brian Acton. A su regreso, ambos buscaron entrar a trabajar a Facebook, pero su solicitud fue rechazada de inmediato. Lo que nadie sabía es que ambos tenían un ‘as bajo la manga’.

Jan, inspirado por ese recuerdo de las costosas llamadas a Ucrania y tras predecir el enorme potencial que tendrían en los próximos años las aplicaciones móviles, decidió junto a su socio crear Whatsapp Inc. en febrero del 2009.

En pocos meses, Whatsapp era la aplicación de mensajería instantánea más popular del mundo, llamando la atención de Mark Zuckerberg, dueño y fundador de Facebook, quién inmediatamente se interesó en comprarla.

Desde el 2010, Mark no dejó de insistir en comprar Whatsapp, por lo que cada mes realizaba reuniones y cenas mensuales con la única intención de convencer a Jan y a su socio Brian de venderle la empresa.

El arreglo ha pasado a la historia como uno de los más costosos de la historia, Whatsapp fue comprado por 19 mil millones de dólares, cantidad que colocó a Jan Koum como uno de los 64 hombres más ricos e influyentes de los Estados Unidos, con una fortuna de 9.7 billones de dólares según la revista Forbes.

En agradecimiento por todo el apoyo que recibió cuando menos tenía, Jan donó una fuerte cantidad del dinero para el albergue que lo alimentó y refugió durante su juventud. ¿Qué te parece?

Te puede interesar

LO MÁS VISTO