Los milagros escondidos de San Martín de Porres

En cualquier ciudad del Perú a donde se vaya siempre encontraremos alguna capillita o gruta dedicada a San Martín de Porres y cerca muchas cartas de agradecimiento por curar a algún miembro de la familia. Pero, ¿cuáles fueron los milagros que se presentaron como pruebas juradas y a estudiar en Roma?

ANTECEDENTES 

Los testimonios proceden de algunos religiosos dominicos que fueron testigo de su jovialidad, sencillez y amor hacia la naturaleza.

Ellos cuento que al santo se lo podía ver en varios lugares al mismo tiempo, fenómeno conocido como bilocación. Cuando le preguntaban cómo lo hacía él respondía “Yo tengo mis modos de entrar y de salir”.

Los milagros escondidos de San Martín de Porres

Control sobre la naturaleza, ya que lo que él sembraba siempre germinaba antes de tiempo, y se le atribuye hacer comer a un gato, pericote y perro del mismo plato.

También la sanación de enfermos desahuciados, su frase era "Yo te curo, Dios te sana" incluso lo hacía con objetos inusuales, como la vez que curó las piernas de un niño con vino tibio y la infección del brazo de un zapatero, con la suela de un zapato.

La levitación en tiempos de oración y la videncia al observar actos y necesidades de otras personas.

LOS CUATRO MILAGROS QUE LO LLEVARON A SER SANTO

1.-  Elvira Moyano hizo caer su jarra de vidrio uno de los pedazos entró en su ojo, los médicos dijeron que lo perdería. Por consejo de los Frailes una vecina colocó la imagen del santo en un paño húmedo sobre el ojo. El cirujano  asombrado comprobó que tenía un ojo nuevo y el paño quedó como la piel de un ojo muerto.

2.- Un niño de dos años cayó del segundo piso de un balcón al romperse la cabeza, el médico aseguró que le salía materia de los sesos y descartaron esperanzas de vida. Sin embargo, toda su familia pidió la ayuda de fray Martín y al día siguiente amaneció milagrosamente recuperado y posteriormente se comprobó que no había quedado secuela alguna.

Los milagros escondidos de San Martín de Porres

3.-  Ya que se hizo conocido en Latinoamérica el beato concedió la curación a una anciana en Asunción (Paraguay), la hija pidió por ella a San Martín.

4.- Un niño español sufrió la caída de un bloque de cemento en la pierna esta iba a ser amputada porque estaba gangrenada, su mamá colocó una estampa del santo y la gangrena al poco tiempo desaparición.

A partir del pontificado de Juan Pablo II sólo es necesario un milagro para la beatificación y otro para la canonización.

Einstein y su filosofía acertada Tiembla Iglesia, tiemblaa  Entérate aquí ►http://goo.gl/U6Di2a

Posted by Aweita on domingo, 17 de abril de 2016

Video recomendado

Te puede interesar

LO MÁS VISTO