Game of Thrones, episodio 2: The Lost Lords - análisis del videojuego de Telltale

Repasamos lo que significó la segunda entrega del juego de Telltale.

ADVERTENCIA: El presente artículo está lleno de spoilers y se disfruta más si has visto la serie de televisión.
 
Alfonso Rivadeneyra García
 
Cuando las cosas van mal, siempre pueden ir peor. Rodrick, hijo mayor y heredero de la Casa Forrester, se salvó de la muerte que asoló The Twins en la infame Boda Roja, pero parte de él preferiría haber sido llevado por el Extraño en lugar de ser testigo de la ruina de su familia por la mano de los Whitehill y Bolton.
 
Como el episodio previo, Telltale trae en Game of Thrones: The Lost Lords (los señores perdidos) una historia de decepción, ruina y consecuencias. Por un lado tenemos a Rodrick, quien debe plantar cara al invasor responsable de la muerte de su hermano Ethan y, al mismo tiempo, contrarrestar los esfuerzos de quienes desean verlos desaparecer.
 
Rodrick es salvado por un hombre que esperaba recibir recompensa por entregar los cadáveres de la Casa Forrester, sin imaginar que les llevaría a uno vivo. Al otro lado del Mar Angosto, Asher Forrester se abre paso a punta de espada para sobrevivir. Él fue expulsado de casa años atrás, pero el reciente problema ha hecho que su tío lo convoque. Ninguno de ellos sabe que Ethan está muerto.
 
Asher, al contrario de Rodrick, nos trae dosis de acción que de otro modo no veríamos en este juego. Es un mercenario en su mejor momento, uno que no irá a casa con las manos vacías. Podemos esperar más luchas por su parte en los siguientes capítulos, las cuales lo llevarán hacia Daenerys Targaryen, quien reina en Meeren.
 
Es con las historias que viven ambos hermanos, sumado a la muerte de Ethan y su padre, donde se trazan los vínculos en The Lost Lords, pues no puedes mencionar la palabra “perdido” sin pensar en lo que significa ser “encontrado”. Si añadimos la canción que cierra el episodio, tenemos un núcleo dramático sólido, pero también la sensación de que lo peor está por venir.
 
En complemento quedan los esfuerzos de Mira Forrester para ayudar a su familia. Ella muestra el temple necesario para sobrevivir al juego político, pero la fuerza de la realidad la golpea y debe recurrir a aliados inesperados. Ponerla en problemas es una forma efectiva de darle interés a su historia, envuelta en un contexto tan distinto al de sus hermanos.
 
Donde el episodio falla es con Gared Tuttle, joven escudero que huye de la Casa Forrester para refugiarse en el Muro. Casi toda la información obtenida aquí es innecesaria para quien sigue la serie de televisión. Aunque el título también es para los no seguidores del trabajo audiovisual de David Benioff y D. B. Weiss, basado en la obra de George R. R. Martin, Telltale pudo haber equilibrado la balanza. Ni siquiera la presencia de Jon Snow hizo que las peripecias de Gared sean más pasables, sino todo lo contrario.
 
Este episodio intenta construir algo, solo esperemos que la serie televisiva (que se estrena en abril), en lugar de ofrecerle el contexto necesario para desarrollarse, se convierta en un grillete. Pueden adquirir Game of Thrones: The Lost Lords para computadoras y consolas a solo $ 4.99.
 

Te puede interesar

LO MÁS VISTO