Cinco ventajas genéticas que muy pocos tienen, y que los hacen especiales

Conoce las ventajas genéticas que solo algunos poseen y que los hacen tener habilidades especiales sobre los demás.

Eres fanático de los superhéroes y sueñas con tener un “súperpoder” que te haga especial y diferente a los demás. Si estás pensando que esto solo puede pasar en la ficción, estás equivocado, es probable que tú tengas un “poder” o una característica especial y aún no lo sabes.

Y es que, solo una pequeña porción de la población tiene algunas “ventajas genéticas” que le dan una “habilidad” especial sobre los demás seres humanos.

Según señala BBC, estas ventajas surgen gracias a la mutación genética, un proceso natural que va alterando nuestro ADN. Así como algunos heredan enfermedades genéticas, otros tienen más suerte y heredan genes que les dan capacidades inusuales, indica.

Conoce cinco ejemplos de las habilidades que podrías tener gracias a tus genes.

1. Visión submarina perfecta

La mayoría de nosotros vemos todo borroso si abrimos los ojos cuando estamos sumergidos en agua. Sin embargo, el pueblo moken, que habita en el mar de Andamán, un sector del océano Índico entre Birmania y Tailandia, si puede ver de forma clara cuando se sumergen en el agua.

Se cree que esta mutación genética surgió debido a que los moken pasan mucho tiempo debajo del agua, recolectando alimentos del lecho marino y pescando con arpón en el fondo del mar.

2. Tolerancia al frío

Otra ventaja genética observada en algunos pueblos originarios tiene que ver con la capacidad de resistir a bajas temperaturas. Un cuerpo normal no puede resistir el frío extremo. Pero hay algunas poblaciones que sí tienen esa capacidad, gracias a sus genes especiales.

Tribus como los Inuits, que habitan en el Ártico, o los Nenet, que viven en el norte de Rusia, se han adaptado a las temperaturas heladas.

3. Menos horas de sueño

Una habilidad que sí podrías tener, sin pertenecer a ninguna tribu, es la de estar bien  físicamente, aún así hayas dormido menos horas de lo habitual. Varios estudian señalan que las personas deben dormir entre 7 y 9 horas para no alterar su salud, sin embargo, un estudio realizado con mellizos en 2014 llevó a la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño a descubrir que existe una mutación genética que hace que algunas personas descanses normalmente con menos de 8 horas de sueño.

Las personas con el gen DEC2 mutado tienen la capacidad de tener un sueño REM más intenso, lo que hace que su descanso sea más efectivo.

4. Huesos más densos

Esta ventaja sí parece salida de un cómic de superhéroes. El personaje podría llamarse "el hombre o la mujer de los huesos fuertes", y es que hay algunas personas que tienen una mutación en un gen llamado SOST, que controla a la proteína esclerostina, la que regula y controla el crecimiento de los huesos.

Un estudio realizado por científicos de Investigación y Desarrollo en Chiroscience en Bothell, Washington, halló que quienes tienen esta mutación no pierden masa ósea a medida que envejecen. Sus huesos continúan acumulando densidad y masa con el paso del tiempo, dándoles el esqueleto de una persona mucho más joven.

5. Adaptación a las alturas

Seguro más de una vez has escuchado sobre el famoso “soroche”. Ese típico malestar que se siente a grandes alturas por la falta de oxígeno. Son muchos los trucos que se aconsejan para evitarlo. Sin embargo, no es un problema que afecte a las poblaciones que viven en la montaña.

Estudios realizados a los quechuas de los Andes y los tibetanos del Himalaya mostraron que ellos cuentan con ventajas genéticas que les han permitido adaptarse a su ambiente.

Sus torsos son más grandes y tienen mayor capacidad pulmonar, lo que les permite incorporar más oxígeno con cada inspiración.

 

 

 

Fuente: BBC

Te puede interesar

LO MÁS VISTO