Fotógrafa deja a su familia y trabajo para vivir un año en la Antártida; expone viaje soñado

La meteoróloga, Jorgelina Álvarez, dejó su puesto de trabajo y familia para enrumbarse en un viaje a la Antártida donde se internó por un año y pudo capturar imágenes majestuosas que dieron la vuelta al mundo.

¡Impresionante! Jorgelina Álvarez de 30 años es una meteoróloga que puso en pausa su trabajo en la Estación Meteorológica La Plata para aislarse del mundo e instalarse, durante un año completo, en la Base Marambio ubicada al otro lado del mundo. Acaba de regresar a su hogar natal en Las Flores, en Buenos Aires, pero en la Antártida dejó su marca indeleble: unas fotografías que se quedaron para la posteridad.

¿Por qué arriesgó su vida en la Antártida? Su pasión por la astrofotografía  incentivó a la joven meteoróloga y fotógrafa a experimentar su vivencia en la Antártida. “Desde el lado de la astronomía, uno puede maravillarse de ver tanto universo”, “He tenido la oportunidad de estar fotografiando las estrellas y de estar sola por un rato, en medio de la nada misma, y lo que se siente es único. Con mis fotografías trato de que ustedes también puedan sentirlo”, comentó la mujer.

A pesar que las condiciones climáticas eran adversas hasta casi llegar a los 40 grados bajo cero, la joven astrofotógrafa no declinó y pudo capturar impresionantes imágenes que dieron la vuelta al mundo. Las medianoches claras, insólitas estrellas, planetas visibles, mares congelados, centros galácticos y un “mar de nubes”. Como en un momento excepcional, la joven muestra y explica las características que tomó durante su aventura.

¿CÓMO LO LOGRÓ?

Según Jorgelina, las increíbles fotografías fueron realizadas con una cámara Sony a7s y un trípode; por tal motivo, el esfuerzo que duró un año entero le rindió frutos cuando decidió mostrar al mundo el resultado de su trabajo.  

MIRA LAS IMPRESIONANTES FOTOS

1.- “Base galáctica”: sobre un sector de la Base Marambio se puede ver el “Centro galáctico”. Está por encima de las antenas y parece elevarse desde el techo hacia el cielo. En el medio y hacia la izquierda, se ve el pláneta Júpiter.

Jorgelina Álvarez

2.- “Lazos”. “Son dos amigas en conexión directa con el universo”, cuenta Jorgelina. La foto habla de “tener todo el cosmos en nuestras manos”.Jorgelina Álvarez

3.- “Contacto”: inspirada en una de sus películas favoritas, se ve Júpiter (el punto brillante en el centro, hacia abajo). “El planeta estaba en la época de su mayor cercanía con la Tierra, por eso el brillo”, explica. También se ve el Centro Galáctico lleno de objetos astronómicos, como la nebulosa “Saco de carbón”, la “Galaxia enana”, la nube mayor de Magallanes (el manchón blanco arriba a la izquierda) y las miles de millones de estrellas que decoran el paisaje de la base.

Jorgelina Álvarez

4.- “MI 171 E”: la foto lleva el nombre del helicóptero de la Fuerza Aérea que voló frente a millones de estrellas durante la campaña antártica de verano. “Lo que vemos es nuestra propia galaxia, nuestro hogar, la vía láctea”, explica Jorgelina. “En la foto se descubre un universo mágico con una puesta en escena universal que maravilla y nos conecta en la noche con nosotros mismos y con la inmensidad del infinito”.

Jorgelina Álvarez

Jorgelina Álvarez

Jorgelina Álvarez

Jorgelina Álvarez

Jorgelina Álvarez

Jorgelina Álvarez

Te puede interesar

LO MÁS VISTO