¿La viste? 7 grandes lecciones que aprendimos de Helga Pataki

(Por: Dora Poma)
 
¿Recuerdas a la chica mala y buena a la vez Helga Pataki? Claro nos referimos Helga G. Pataki de la serie de televisión de Nickelodeon 'Oye Arnold!', interpretada por Francesca Marie Smith en inglés y para Latinoamérica Christine Byrd.
 
Su segundo nombre es "Geraldine" en homenaje al antiguo ejecutivo de Nickelodeon, algo que jamás fue mencionado en el show, excepto la inicial "G" en el dibujo animado. Helga era hermana de Olga.
 
Asimismo, la vestimenta de Helga rara vez cambia, ya que por lo general es un vestido rosa sobre una camisa blanca y un gran moño de color rosa en su cabello brillante y rubio que siempre lo traía amarrado sin ningún lazo visible y además solo muestra un ceja negra.
 
Helga se caracteriza por ser monitora del pasillo de la escuela, jugadora de hokey, dama sofisticada, niña exploradora, ser poco femenina, etc.
 
También, muestra un notable don para la poesía, dramática expresión de una situación o sentimiento, con un generoso uso de vocabulario; sobre todo para alguien de su edad.
 
 
Otro detalle que no podemos olvidar es el amor secreto que sentía por Arnold, el niño con cabeza de balón. Por ende si viste la serie es probable que la recuerdes y durante tu infancia hayas aprendido mucho de ella.
 
#1 AMA APASIONADAMENTE
 
Si hay algo de Helga que no podemos negar, es que estaba realmente comprometida en su amor platónico con Arnold, por más secreto e inalcanzable que fuera. 
 
#2 PODÍA CUIDARSE POR SÍ SOLA
 
Era bastante fuerte de carácter, no solo en mantener su postura e ideales, sino también que no había debilidad en ella más que el amor. Tenía una familia bastante particular y disfuncional, con un padre sumido en su trabajo, una madre que vivía en otro mundo, y una hermana a la que todos idolatraban. 
 
Razón por la cual muchas veces era invisible en su casa y debía hacerse cargo de sí misma, de hacer su almuerzo y hacer sus cosas, con tan solo apenas 9 años. 
 
#3 ESTÁ BIEN NO SER 100% FEMENINA
 
Si bien Helga vestía siempre de rosado y en todos lados, no era la típica niña. Puesto que rompe estereotipos y nos enseña que está bien ser tal cual somos, no todas debemos ser perfectos ejemplos de femineidad, y eso nos hará distinguir ante los demás.
 
#4 NO DEBES SER PERFECTA PARA SER GENIAL
 
A Helga no le importaba agradarle a todo el mundo, ella es tal cual, sin aparentar. Si bien podía ser un poco abusadora con sus compañeros, una cosa es cierta: ella era totalmente sincera con todo el mundo. 
 
#5 NO ESPERABA SER ESCUCHADA, SE HACÍA OÍR
 
No se callaba nada, decía lo que pensaba sin temor al resto. Cuando estaba a solas reflexionaba y de alguna manera, un poco tosca, admitía cuando sabía que no estaba en lo correcto. 
 
#6 PODÍA SER RUDA, PERO SENSIBLE A LA VEZ
 
Era bastante ruda, nadie lo puede negar. Asimismo, un poco muy agresiva, y con bastante presencia. Pero de vez en cuando sacaba su sensibilidad, demostrando que no todas las personas son en blanco o negro, sino que también existen matices.
 
#7 TENÍA CONFIANZA EN SÍ MISMA
 
Aún si había capítulos en los que Helga no lo pasaba del todo bien, lograba siempre retomar su confianza inicial, y tomar lo que aprendía para ser mejor. 
 
Realmente todo un real ejemplo de niña.

Video recomendado

Te puede interesar

LO MÁS VISTO