¿Por qué somos infieles? La ciencia lo revela

(Por: Dora Poma)
 
Seguramente has escuchado decir a tu pareja luego de una infidelidad, "Amor, no soy yo, es mi naturaleza", pues realmente aunque no lo creas es cierto, según los científicos estadounidenses, la tendencia a la infidelidad y promiscuidad podría ser genética.
 
Los investigadores de la Universidad de Binghamton, Estado de Nueva York, revelaron que existe un gen ligado a la promiscuidad, la infidelidad y las aventuras de una noche. Dicho estudio fue publicado en la revista científica "PLoS ONE.org".
 
Asimismo, los científicos del Laboratorio de Antropología de la Evolución y la Salud, dirigido por Justin R. Gargía, desarrollaron un amplio estudio de las variaciones de la conducta sexual y sus bases genéticas. El resultado revelo que la infidelidad y la promiscuidad están ligadas con la mutación del genDRD4, vinculado con el receptor de dopamina D4 que unen con el efecto de placer en el organismo
 
 
Fue entonces que recolectaron una historia detallada de los contactos sexuales de 181 voluntarios jóvenes adultos y analizaron sus ADN y resultó que las variedades individuales de la conducta sexual podría ser influida por variaciones individuales genéticas. Por ende, las personas con cierta modificación del gen DRD4 fueron mucho más propensas a las relaciones promiscuas, el sexo de una noche y el adulterio.
 
DATO: En conclusión este receptor (dopamina D4) influye en los procesos bioquímicos del cerebro y, en consecuencia, en la conducta.
 

Te puede interesar

LO MÁS VISTO