• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

La historia de Slenderman, el personaje más temido de internet (VIDEO)

¿Te suena el nombre ‘Slenderman’? Bueno, si estás pendiente en internet podemos apostar que conoces a este personaje, pero ¿Sabes cuál es su historia? ¿Conoces su origen y a qué se deben sus apariciones tenebrosas? Hoy te contaremos cosas que no encontrarás en otro lado sobre el personaje más temido de internet.

Slenderman viene asustando a propios y extraños desde que apareció en 1980, la mayoría de personas afirma que si lo ves una vez no podrás librarte de él nunca más y siempre aparecerá en tus pesadillas.

NO PUEDES DEJAR DE VER ESTO: VEINTIDÓS HISTORIAS DE TERROR DE SOLO DOS FRASES QUE REALMENTE TE ASUSTARÁN

Las leyendas de internet afirman que suele secuestrar niños, pero la realidad es mucho más tenebrosa. La primera vez que se le vio fue en una fotografía de niños jugando, en donde aparece atrás sin piernas y sin rostro, como un ser de otro planeta vestido con un terno negro que le da una apariencia terrorífica.

Lo cierto es que las víctimas de Slenderman, según la leyenda, nunca son vistas de nuevo, sin embargo, este personaje no es real y nació en un crepypasta, o leyenda de internet, en donde los usuarios debían escribir historias basándose en una imagen. Así nació Slenderman, en el 2009, y fue todo un fenómeno, incluso en el 2013 se realizó una película sobre él.

NO TE PIERDAS ESTO: LA 'SUPUESTA' ESCALOFRIANTE HISTORIA DE LA SERIE ANIMADA "PEPPA PIG" QUE NO CONOCÍAS

De la ficción a la realidad:

Hace unos años, en el 2014, Slenderman se hizo famoso más allá de las redes sociales y del fenómeno de internet porque estuvo a punto de causar la primera muerte real cuando dos niñas de 12 años acuchillaron 19 veces a una compañera como parte de un juego para llamar la atención de Slenderman, algo así como un sacrificio.

Por dicho episodio el creador de Slenderman se lamentó: “Siento como si fuera el administrador de Slenderman, y él está allá afuera haciendo sus cosas y necesito vigilarlo y cuidarlo”.