• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

Perdió 206 kilos y su obesidad casi la mata, hoy pesa 88 kilos y luce muy diferente (FOTOS)

La salud de Nikki Webster estaba en riesgo debido a su sobrepeso. Llegó a pesar 294 kilos y no podía hacer cosas que los demás sí. Decidió cambiar su estilo de vida y hoy luce irreconocible.

Llegó a pesar 294 kilos y no podía pararse, hoy luce irreconocible

A Nikki Webster nunca se le cruzó la idea de que algún día podía usar un jean. Veía esa idea muy lejana. Su sobrepeso le impedía hacer cosas que los demás sí podían. Ella llegó a pesar 294 kilos y su caso fue tan impactante que fue documentado durante un año en el programa de televisión “Mi vida de 600 libras”. Su estado no le permitía ponerse de pie y tenía dificultades incluso para bañarse.

NO TE LO PUEDES PERDER: SU NOVIA LO DEJÓ PORQUE ESTABA “MUY GORDO”, AHORA ES UN MUSCULOSO FISICOCULTURISTA Y ELLA LO BUSCA (FOTOS)

“Mi peso me debilitaba. Mi cuerpo me dolía y lo odiaba. Me lo decía a mí misma. La comida era una adicción para mí y esa adicción me estaba matando”.

Nikki Webster tomó conciencia de que su obesidad perjudicaba su salud, por lo que decidió visitar a un especialista que la pueda ayudar. El Dr. Younan, en Texas se encargó de su caso. En la consulta decidieron que había que operarla. Sin embargo, antes de la operación, ella debía cumplir algunas exigencias.

TAMBIÉN TE INTERESARÁ: PESABA 180 KILOS E INGRESÓ A REALITY PARA BAJAR DE PESO, HOY ES UN COTIZADO MODELO (FOTOS)

A Nikki le dijeron que antes debía bajar 23 kilos. En los tres meses siguientes, ella lo logró. Fue una tarea difícil, pero no imposible. Después de perder esa cantidad de peso, ella siguió una rutina alimentaria y deportiva que terminaron por quitarle 93 kilos de encima. También, tuvo que operar su gran exceso de piel, siendo esa era la única manera de deshacerse de ella.

Nikki sabía que no había llegado a su límite. Ella podía perder más peso y se propuso seguir esforzándose para lograrlo. Con un compromiso en el gimnasio y una buena alimentación se prometió a sí misma perder 90 kilos más a lo largo de un año, y un año y medio, y lo logró.

En la actualidad, Nikki pesa 88 kilos y es una mujer feliz. Ella decidió bajar de peso por el bien de su salud y así lo logró. Hoy puede volver a sonreír.