• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

En el colegio le decían “chica cáncer”, en la universidad todo cambió para ella

Sophie Walker sufrió de bullying por parte de sus compañeros de escuela debido a su condición genética. Se sometió a cirugías y ahora luce muy diferente. Su historia es realmente inspiradora.

Ahora su vida es muy diferente

Ahora su vida es muy diferente

  • Redactor: Aweita
  • -
  • 29 May 2020 | 16:24 h

La vida, para Sophie Walker, siempre fue muy dura. Los insultos, miradas y susurros cada vez que pasaba por un grupo de personas eran una constante. Ella sufre de neurofibromatosis, una condición genética que ocasiona que tenga un tumor en el rostro. Desde muy pequeña, en sus primeros años escolares, Sophie tuvo que soportar las burlas y apodos de sus compañeros. El más cruel fue el de “chica-cáncer”. Ella trataba de no hacer caso y seguir con sus actividades, pero sus compañeros la trataban con desprecio y eso repercutía en su autoestima.

NO TE LO PUEDES PERDER: LE DECÍAN “JIRAFA” EN EL COLEGIO, 8 AÑOS DESPUÉS TODOS QUIEREN UNA FOTO CON ELLA (FOTOS)

En la adolescencia, Sophie cuenta que los chicos se le acercaban solo para mofarse de ella. La situación, incluso, se descontroló cuando los chicos de su edad apostaban entre ellos para ver quién ‘era capaz’ de besar a la ‘chica-cáncer’.  

“Se me acercaban grandes grupos para tomarse una foto conmigo. Yo sabía que la iban a subir a sus redes sociales para reírse de mí”, dijo Sophie.

aweita.pe

TAMBIÉN TE INTERESARÁ: LE DECÍAN “CARA DE ENFERMA” POR SU ACNÉ, AHORA PARTICIPARÁ EN UN CONCURSO DE BELLEZA (FOTOS)

En el 2009, cuando tenía 14 años, la adolescente se sometió a una complicada cirugía para poder  extraer el exceso del tejido. Sin embargo, durante los siguientes 4 años, el tumor continuó creciendo. A los 18 años se sometió a otras dos cirugías faciales con el objetivo de reducir el tumor.

aweita.pe

En la universidad, la vida cambiaría para Sophie.

“Cuando comencé mis estudios, mi autoestima no existía. El tumor de mi cara era tan grande que hundía uno de mis ojos y me dolía todo”, dijo.

En la Universidad de Harper Adams, se reencontró con un viejo amigo que conoció a los 16 años. Esa amistad poco a poco se convertiría en amor. La vida le empezaba a sonreír.

“Después de la primera salida, quedamos de nuevo y entonces tuvimos nuestro primer beso. Por aquel entonces me gustaba mucho pero era muy prudente a la hora de compartir mis sentimientos con él por lo mucho que sufrí en el pasado”.

aweita.pe