• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

Japón enviará un robot con la capacidad de transformarse en bola a la Luna

JAXA colaboró con Sony y Tomy para diseñar este dispositivo con el objetivo de estudiar el suelo lunar antes de que el vehículo con tripulación llegue al astro en 2029.

Este dispositivo diseñado por JAXA en colaboración con Sony y Tomy pretende preparar el terreno para la llegada de su primera tripulación en 2029./Fuente: JAXA.

Este dispositivo diseñado por JAXA en colaboración con Sony y Tomy pretende preparar el terreno para la llegada de su primera tripulación en 2029./Fuente: JAXA.

  • Redactor: Aweita
  • -

Japón está preparando un insólito robot para explorar la Luna, claramente influenciado por la industria tecnológica del país. El portal The Byte informa de que la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) se ha asociado con Sony, la Universidad de Doshisha y el fabricante de juguetes Tomy para crear un robot transformador con forma de bola que estudiará el suelo lunar antes de que llegue un vehículo con tripulación en 2029.

El robot de 2,5 kg, llegará en una bola compacta que ayudará a la empresa privada de robótica Ispace a transportar la máquina a bordo de su módulo de aterrizaje lunar. Una vez en la superficie, se abrirá en una configuración "completa" que captará imágenes de la superficie lunar. Esto también hará que el robot sea útil para futuras misiones, dijo JAXA.

PUEDES VER: IMÁGENES DE OVNIS GRABADAS POR LA MARINA DE EE.UU. SON REALES, SEGÚN EL PENTÁGONO (VIDEO)

Las aportaciones no son del todo sorprendentes. Sony (que sabe algo de robots rodantes) proporcionó la tecnología de control del robot, mientras que Tomy y Doshisha ayudaron a miniaturizar el diseño. El trabajo en el robot comenzó con un estudio en 2016, pero el esfuerzo se solidificó principalmente con la entrada de Sony en 2019 y la de Doshisha en 2021.

Ispace lanzará su módulo de aterrizaje y el robot transformador en 2022. No contaremos con ver muchos robots de exploración espacial como este, pero este proyecto apunta a un futuro en el que los diseños que cambian de forma permiten a los módulos de aterrizaje transportar robots antes impracticables o reducir el tamaño del propio vehículo anfitrión.