• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

Un hermoso fenómeno natural aparece en las playas de Acapulco durante la cuarentena [FOTOS y VIDEO]

Tras 60 años de ausencia, los microorganismos que hacen posible el bello fenómeno de bioluminiscencia regresaron a las costas de Acapulco.

No cabe duda de que la cuarentena obligatoria impuesta por diversos países alrededor del mundo para frenar el avance del coronavirus está teniendo un gran impacto en la vida de las personas. Sin embargo, el factor oculto dentro de este movimiento sin precedentes reside en los cambios, en su mayoría beneficiosos, que el aislamiento social provoca en el medio ambiente. Además del regreso de especies animales a hábitats a los que no podían acceder por presencia humana, lo visto en Acapulco también es prueba fehaciente de esto.

El pasado martes 21 de abril, el diario El Sol de Acapulco reportó que la Playa de Puerto Marqués, ubicada en el exclusivo resort mexicano, presentó un fenómeno de bioluminiscencia que no se veía en dichas costas desde hace más de 60 años. Es así como las olas del mar vistas desde este lugar se tornaron de un hermoso color turquesa, iluminando la noche ante la ausencia de la enorme cantidad de personas que usualmente transitan por dicha playa.

PUEDES VER: Cabras montesas aprovechan ausencia de gente y se pasean por las calles de España (VIDEO)

Según el artículo, este bello fenómeno natural es posible gracias a la reducción de turismo y al cierre de hoteles por la crisis pandémica del COVID-19, debido a que existe menos contaminación en las playas. Pese a que la bioluminiscencia no resulta muy extraña de ver en otros lugares de México como Oaxaca, lo cierto es que el flujo constante de personas que visitan este paraíso tropical impedía que el fenómeno apareciese en sus costas.

El hecho fue espectacular y dejó algunas hermosas fotografías y videos que las personas que residen en la zona compartieron a través de las redes sociales, tal y como se puede apreciar a continuación:

¿Cómo se produce la bioluminiscencia?

Este fenómeno natural ocurre gracias a la presencia de microorganismos conocidos como fitoplancton bioluminiscente (también llamados Lingulodinium polyedrum), seres vivos diminutos que emiten luz de forma natural debido a cambios en la tensión o acidez de la zona en donde están ubicados, causando una reacción bioquímica. Según informó el Instituto Ecohabita, una enzima llamada luciferasa es un factor fundamental para que este fenómeno ocurra.

El movimiento de las olas al estrellarse contra la costa es lo que provoca que estos seres emitan la luz turquesa que se aprecia en las fotografías y videos. No obstante, el fenómeno también reacciona con otros movimientos como el nado de los bañistas.

El coronavirus y la naturaleza

Sumado a la reaparición de ballenas en sus costas, todo parece indicar que el medio ambiente de Acapulco pasa por uno de sus mejores momentos. La ausencia de personas debido al confinamiento social por el coronavirus ha dado un respiro más que necesitado a la naturaleza, que se ve perjudicada constantemente por el accionar de los humanos.

Además, fenómenos naturales que no se veían desde hace décadas también han comenzado a regresar en otras partes del mundo. Tenemos los casos de animales transitando libremente por ciudades ubicadas sobre territorios que antes les pertenecían y la clara reducción del aire que permite observar algunas atracciones turísticas naturales en el mundo como el Himalaya visto desde India.