• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

"Baby Shark" acaba con el reinado de "Despacito" y se convierte en el video más visto de la historia en YouTube

La popular canción infantil finalmente logró superar al éxito de Luis Fonsi y Daddy Yankee con más de 7,040 millones de visualizaciones en la plataforma.

Baby Shark ha logrado superar las visualizaciones de Despacito en YouTube y se ha convertido en el nuevo video más visto de la plataforma./Fuente: Composición.

Baby Shark ha logrado superar las visualizaciones de Despacito en YouTube y se ha convertido en el nuevo video más visto de la plataforma./Fuente: Composición.

  • Redactor: Aweita
  • -
  • 02 Nov 2020 | 12:05 h

Nada dura para siempre y “Despacito”, tema compuesto por Luis Fonsi y Daddy Yankee que arrasó con las listas musicales de popularidad en todo el mundo, finalmente lo ha aprendido. Desde su lanzamiento allá por 2019, la canción dominó el contador de visualizaciones de YouTube con puño de hierro, logrando acumular un aproximado de 7,037 millones de vistas que le permitieron adjudicarse el título de “video más visto” en la plataforma. No obstante, este coloso finalmente ha sido superado.

Durante el pasado fin de semana, “Baby Shark”, popular canción infantil de la compañía de entretenimiento surcoreana Pinkfong, consiguió destronar a “Despacito” y se convirtió en el nuevo acreedor del título de “video con más visualizaciones en YouTube”. Este tema musical, a diferencia de la canción de Luis Fonsi y Daddy Yankee, nunca vio un descenso en su popularidad y su contador de visualizaciones se ha ido incrementando lentamente pero de forma segura desde su estreno en 2016.

PUEDES VER: MILEY CYRUS LE RINDE TRIBUTO A METALLICA Y PREPARA UN ÁLBUM DE COVERS DE LA BANDA

“Baby Shark” finalmente logró lo que muchos consideraban imposible, sumando la descomunal cantidad de más de 4,042 millones de visualizaciones en YouTube, convirtiéndose en el indiscutible nuevo rey de la plataforma de videos de Google. Como suele ocurrir con este tipo de canciones, el tema comenzó a hacerse notar en su natal Corea del Sur y en el resto de Asia para después dar el salto al gran charco y dominar Europa, Estados Unidos y el resto de América. Algo similar a lo que ocurrió en su día con “Gangnam Style” de la estrella surcoreana PSY.

Su sencillo y pegajoso ritmo, así como su enfoque en un público infantil fueron factores decisivos para que el tema cosechara grandes éxitos alrededor del globo, logrando incluso escalar las listas de singles musicales en Reino Unido, Estados Unidos y otros países. Nuevamente, como ocurre con canciones que incrementan su popularidad a niveles exorbitantes, la polémica no fue ajena a “Baby Shark” y en 2019, el compositor Jonathan Wright la acusó de ser un plagio de “Baby Shark Song”, uno de los temas que creó en 2011. De momento, no se han reportado más actualizaciones sobre el caso.

Existen datos curiosos alrededor de esta canción en particular como que, por ejemplo, es de dominio público y ningún compositor ha registrado los derechos del tema como tal, ni siquiera la misma Pinkfong. Además, el tema incluso llegó a ser utilizado como método de tortura por carceleros de la Prisión de Oklahoma el pasado octubre cuando se reportó que tres prisioneros fueron atados de manos y obligados a escuchar ´”Baby Shark” por más de dos horas consecutivas sin descanso. El abogado de los afectados indicó que el tema pudo haberlos expuesto a “estrés emocional indebido en los presos que probablemente ya estaban sufriendo”.

No cabe duda de que, con los resultados obtenidos y la relevancia que sigue manteniendo en la actualidad entre el público infantil, “Baby Shark” mantendrá su recién adquirida corona por algún tiempo más hasta que otro potencial contendor comience a incrementar sus visualizaciones en el futuro.