• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

Un chico le coqueteó por Instagram, pero ella descubrió su gran secreto, la conversación es viral

Un extraño le coqueteó por Instagram, y ella decidió investigarlo. Lo que encontró en sus redes la llevaron a hacer una pregunta inusual: "¿Estás en la cárcel?"

Él le estaba mintiendo

Él le estaba mintiendo

  • Redactor: Aweita
  • -
  • 14 May 2020 | 18:11 h

¿Qué harías si un desconocido intenta conquistarte por redes sociales y te empieza a enviar mensajes coquetos? A Alannah le sucedió una historia muy peculiar, un muchacho que ella no conocía, la “stalkeo” y le mandó mensajes por privado en Instagram insinuando que quería algo con ella. Al principio, ella se sintió halagada, pero luego las sospechas empezaron a rondar su cabeza. Ingresó al Instagram de su admirador y descubrió algo que nunca imaginó: él le escribía desde la cárcel. Y solo entonces, tuvo que hacer la pregunta que se caía de madura:

"¿Estás en la cárcel?", le dijo ella

aweita.pe

Ella encontró estas fotos y la hicieron dudar

aweita.pe

Ella se quedó muy sorprendida

aweita.pe

NO TE LO PUEDES PERDER: MUJER AMENAZA A LA “AMANTE” DE SU NOVIO, PERO UN DETALLE DESBARATÓ SU VERSIÓN

Esta historia que parece ser sacada de una película de Hollywood fue compartida por Alannah en su cuenta de Twitter e inmediatamente ganó muchos retuits. Tal como lo lees, el chico con el que había estado coqueteando estaba preso supuestamente. Sin embargo, ella agregó luego que, al parecer, el hombre estaba con libertad condicional para trabajar y era en esos momentos en los que le hablaba a través de Instagram. Él también le aseguró que las fotos eran viejas, que ya no estaba en la cárcel y que, además, “debería agregarlo a Snapchat”.

Esta fue la respuesta de él

aweita.pe

Ella compartió la historia en Instagram

TAMBIÉN TE INTERESARÁ: LE DIJO A SU NOVIA “NI QUE ESTUVIERAS TAN BUENA”, LA RESPUESTA DE ELLA ES APLAUDIDA

La historia es muy divertida, solo basta leer los chats, y por supuesto que Alannah no siguió hablando con este “príncipe azul”. Eso sí, seguimos sin saber cómo este hombre logró entrar un teléfono al interior de la cárcel. Probablemente nunca lo sabremos. Pero esto muestra la realidad y permisividad que existe en las cárceles.