Ni gays ni heterosexuales: la heteroflexibilidad está en auge entre los hombres

Según científicos, la mayoría de hombres heterosexuales no rechazaría tener relaciones sexuales con otro varón.

Ya nada es como antes. A pesar de las noticias nefastas en las que se cuentan historias desagradables de crímenes de odio y políticos homofóbicos, las nuevas generaciones son más abiertas en cuanto a la diversidad sexual. Menos personas se esconden tras el clóset y los padres ya no suelen amenazar a sus hijos homosexuales, mas bien, les dan un fuerte abrazo y todo el cariño de la familia.

 

Psicólogos y especialistas se están adaptando a este cambio y muchos buscan romper con la idea de que se es homosexual u heterosexual. Científicos han hablado previamente de un espectro en el cual se habla de personas que prefieren ambos sexos por igual o uno más que al otro.

 

 

 

El profesor de psicología de la universidad de California, Phillip Hammack, habla sobre las comúnmente llamadas sexualidades queer. Identidades de género no binario, las personas trans, la asexualidad, pansexualidad son algunos ejemplos. A diferencia de los años sesenta, esta es una “revolución silenciosa”, ya que no es tan visible como en ese entonces según el experto.

 

“La heterosexualidad se está abriendo de formas nunca vistas hasta ahora y esta es una de las cosas más interesantes que estamos observando. Hoy, la mayoría de los que se consideran hetero tendrían una experiencia homosexual puntual. Lo definen como heteroflexibilidad. No se oponen a una relación con alguien de su mismo sexo, pero no son bisexuales porque no sienten una atracción equiparable hacia hombres y mujeres”, explicó Hammack sobre su nuevo estudio.

 

 

 

En años anteriores, las mujeres eran mucho más abiertas que los hombres a admitir que sí, que tendrían relaciones con otra chica al menos una vez en la vida. El profesor cuenta que la brecha se ha acortado y por primera vez los hombres no cuestionan su masculinidad con el hecho de tener relaciones con alguien de su mismo sexo.

 

“Necesitamos empezar a documentar la diversidad de todo lo que está pasando ahí fuera”, señaló el psicólogo. “Nuestros datos no son lo suficientemente buenos. Lo único que tenemos son artículos y reseñas y eso no es suficiente”, agregó.

Te puede interesar

LO MÁS VISTO