Meghan Markle y la exquisita comida que renunció por “capricho” de la reina Isabel II

Meghan Markle desde que se casó con el príncipe Harry supo que debería cumplir con todos los códigos de vestimenta, pero jamás pensó que sería sus hábitos alimenticios.  

No es novedad que en el mundo de la realeza exista reglas muy excéntrica referente a cada detalle del hogar, costumbre y hábito. Sin embargo, Meghan Markle desde que se casó con el príncipe Harry supo que debería cumplir con todos los códigos de vestimenta y las formalidades típicas, pero lo que no sabemos es que si podrá con esta regla.

La duquesa de Sussex tendrá que dejar de saborear uno de sus platos favoritos al menos que se encuentre lejos de la reina Isabel II, según el diario Express. Se trata del ajo, que está prohibido porque la monarca no soporta el aliento que genera.

El propio chef del Palacio de Buckingham dejó constancia de lo que ocurre en la realeza. “Nunca servimos nada que lleve ajo o demasiada cebolla. La reina jamás incluirá ajo en el menú”, indicó.

Lo más trágico es que Meghan Markle es aficionada a utilizar en sus mejores platillos el ajos como un ingrediente sazonador, tal y como lo mencionó durante una entrevista en el 2012.

“Disfruto cocinando los domingos pollo adobo al estilo filipino. Es muy fácil: combinas ajo, soja, vinagre, un poco de limón, dejas que el pollo se marine en esa salsa… y luego lo metes en la olla a cocción lenta”, dijo.

¿Por qué Meghan Markle utiliza zapatos grandes?

Según la especialista en moda Davy al diario The Sun, esto se debería para evitar las ampollas. “No hay nada peor que los zapatos incómodos (todas los hemos sufrido y cuando las VIP como Meghan llevan tacones durante un largo período de tiempo, a menudo se les hinchan los pies”, explicó.

Te puede interesar

LO MÁS VISTO