Hallan gigantes montañas en la corteza de la Tierra que podrían superar el Everest

Científicos de la Universidad de Princeton descubrieron una gran cadena montañosa al interior de la Tierra, con montañas tan altas que podrían superar el Everest, y cuyos accidentes geográficos son similares a los de la superficie del planeta. 

Un nuevo descubrimiento realizado por un equipo de científicos de la Universidad de Princeton ha sorprendido a ciudadanos y geofísicos. Se trata de una nueva “capa” de grandes montañas hallada en las profundidades de la Tierra.

Los geofísicos Jessica Irving y Wenbo Wu, de la Universidad de Princeton, en colaboración con Sidao Ni, del Instituto de Geodesia y Geofísica de China, lograron utilizar las ondas sísmicas de un terremoto de 8,2 de magnitud, en Bolivia, en el año 1994, para localizar, a 660 kilómetros de profundidad una cadena montañosa, muy similar a las que hay en la superficie, señala ABC.

“Es difícil compararlas con las montañas que vemos en la superficie. Este es un límite sólido-sólido, con sólido arriba y sólido abajo. Podrían ser tan grandes como el Everest, y quizás incluso más grandes”, explicó Jessica Irving en un comunicado.

Las montañas existentes en el manto terrestre serían tan grandes o superiores en altura al Monte Everest

Las montañas halladas reciéntemente en el manto terrestre son tan grandes o incluso superiores al Everest. Foto: The Sun

Recordemos que la Tierra se divide en tres capas: corteza, manto y núcleo. De acuerdo con los investigadores, el sorprendente hallazgo se encuentra en el límite que separa el manto superior del manto inferior de la Tierra, y resulta bastante similar a las cadenas montañosas que observamos en la superficie. Le han llamado “el límite de 660 kilómetros”, que tiene tiene fondos oceánicos lisos y montañas masivas, así como áreas rugosas equivalentes a cordilleras montañosas, tal como la superficie de la Tierra en la que vivimos.

Resultado de imagen para Divisiones capas de la Tierra

Foto: Geoenciclopedia

Para realizar este descubrimiento, los investigadores utilizaron el grupo de supercomputadoras Tiger de la Universidad de Princeton para simular el complejo comportamiento de las ondas sísmicas dispersas en las profundidades del planeta. De la misma manera en que las ondas de luz rebotan en un espejo, las ondas sísmicas se reflejan o refractan cuando se topan con rugosidades, explicaron.

“Sabemos que casi todos los objetos tienen asperezas en la superficie y, por lo tanto, dispersan la luz. Y esa es la razón por la que podemos ver esos objetos: las ondas de dispersión llevan la información sobre la rugosidad con la que han interactuado. En este estudio, investigamos ondas sísmicas dispersas que viajan dentro de la Tierra para estudiar la rugosidad del límite de 660 kilómetros”, detalló Wenbo Wu en declaraciones recogidas por ABC

Asimismo, destacó que dichos resultados ofrecen nueva y valiosa información para la comprensión de la actividad de las antiguas placas tectónicas que han descendido al manto y el lugar en que dicho matrial podría encontrarse.

El estudio ha sido publicado esta semana por destacada revista Science.

Te puede interesar

LO MÁS VISTO