Lo despiden del trabajo, pero arma un consultorio en la calle para atender a sus pacientes [VIDEO]

Un verdadero profesional. Así calificaron cientos de usuarios a un médico de Brasil que, pese a haber sido despedido sin previo aviso, improvisó un consultorio callejero para no dejar de atender a sus pacientes. El gesto del profesional se ha vuelto viral en las redes.

Dicen que la carrera profesional de un médico es una de las que mejor representa el servicio a los demás. Así lo demostró hace unos días un médico de Brasil, que se ha ganado la admiración de miles de internautas. Se trata de Rodrigo Ferreira Gomes, quien pese a estar pasando por un mal momento, no dejó de cumplir su labor y su compromiso con sus pacientes. El noble acto que realizó este profesional, mientras atravesaba una difícil situación laboral, fue aplaudido por todos y se ha hecho viral en las redes. Te contamos lo que hizo.

Un despido nunca le cae bien a nadie, mucho menos si es injusto o si no es anunciado con previo aviso. Precisamente, esto fue lo que le pasó al doctor Ferreira, quien llegó hasta su centro de trabajo como todos los días para iniciar una jornada laboral más, sin embargo, se dio con la desafortunada sorpresa de que lo habían despedido y de que ya había un médico sustituto ocupando su puesto del cual se había encargado por seis años.

Según dijo un residente que no quiso ser identificado, según recoge el diario Expreso, el médico fue despedido como venganza política ya que no apoyó la candidatura del alcalde.

“Cuando llegó al hospital por la mañana, un poco atrasado, ya había médicos de una cooperativa sustituyendo a él y otro médico, que fue retirado de la función de dirección clínica debido a cuestiones políticas, por no apoyar al candidato del alcalde. El Dr. Rodrigo fue informado por la dirección que estaba exonerado.Aparentemente, el despido ocurrió con el cambio de la dirección clínica de la unidad hospitalaria”, expresó un residente.

No obstante, un grupo de pacientes esperaba por el doctor Ferreira para que los atienda. Así que, pese a haberse enterado que estaba desempleado, consiguió dos sillas y una mesa de plástico para montar un consultorio improvisado  en la calle, en una acera al lado del hospital donde laboraba, y así poder atender a todos los pacientes que lo esperaban aquel día. Despúes de todo, sus pacientes no tenían la culpa de su despido.

“Mis pacientes me estaban esperando y les dije que me habían despedido, pero que esperaran porque yo los iba a atender de todos modos. Volví a casa y agarré una mesa y dos sillas. No podía dejarlos”, contó el médico.

Asimismo, señaló que usaron sus vacaciones como excusa para la destitución, ya que los días que no estuvo no tuvieron médicos que lo sustituyeran y el consultorio permaneció desatendido.

“Les avisé con un mes de antelación sobre ese viaje y tengo los documentos que lo demuestran. Era obligación de ellos hacer una sustitución. Fue su irresponsabilidad, pero me quieren echar la culpa a mí”, expresó el profesional.

Te puede interesar

LO MÁS VISTO