• icon fb
  • icon twitter
  • icon instagram

Tener miedo podría salvarte la vida, la Psicología lo afirma

Todos hemos sentido miedo. Esa horrible sensación de angustia y preocupación, combinada con terror que nos ha puesto los pelos de punta y aunque algunas veces, sentir miedo nos ha ayudado a escapar situaciones riesgosas, debe existir razones más poderosas para sentirlas. Hoy, gracias a la psicología, te contamos el porqué de cada una.

MIRA ESTO: ¿MIEDO AL EXPONER EN PÚBLICO? PONLE FIN CON ESTOS 5 TIPS (VIDEO)

#1 Miedo por instinto

Tienes que saber que el miedo es una respuesta que nos permite estar a salvo. Esta es la razón por la que automáticamente al estar frente a un edificio muy alto tu cerebro dice: “Hey, aquí no es seguro, podrías caer y morir”. Por eso escapamos de las situaciones riesgosas, pero cuando aprendemos a controlarlas, nos defendemos y enfrentamos el miedo.

#2 Miedo por trauma

Todos hemos pasado por algún hecho desafortunado que se guarda en nuestra memoria y cada vez que sentimos que esa horrible experiencia volvería a pasar, entramos en pánico. Por ejemplo, si te mordió un perro, cada vez que veas a otro (y peor si es de la misma raza) tu cuerpo te dirá que debes alejarte porque representa un gran peligro.

#3 Miedo por aprendizaje

Mamá y papá nos enseñaron que debemos tener cierto miedo a algunas cosas, al loco que camina por la calle, a las calles oscuras o desoladas, a las personas que visten como wachiturros, en fin, tantos ‘miedos’ que adquirimos por aprendizaje, porque representante situaciones o personas que nos pueden hacer daño.

NO PUEDES DEJAR DE LEER: ESCALOFRIANTES HISTORIAS REALES TRAS LAS FOTOS QUE PREDIJERON PELÍCULAS DE MIEDO

#4 Fobia

El más extraño de todos los miedo, porque hasta cierto punto es irracional. Hay cosas o situaciones que no son un peligro, pero extrañamente las asociamos como causas de posibles situaciones peligrosas. Esa sensación de temer a algo sin razón aparente, nos genera estrés. La explicación, es que estas fobias son una especie de escudo que nos ayuda a olvidar otro trauma más grande, uno oculto en nuestro inconsciente, algo que no queremos recordar. Así le tememos a las causas (que son pequeñas) que al miedo en sí, que nos causaría pavor.

¿Qué pasa con mi cuerpo cuando tengo miedo?

  • Se activa nuestra amígdala cerebral situada en el lóbulo temporal emitiendo señales de alerta.
  • Sentimos taquicardia.
  • Aumenta la presión arterial.
  • Aumenta la actividad cerebral.
  • Todo el sistema límbico se alerta.
  • Nuestro cuerpo activa una sudoración extra.
  • Pueden dilatarse o contraerse las pupilas.
  • Se agita nuestra respiración