‘Hombre lobo de Siberia’ culpable de 78 crímenes es el mayor asesino serial ruso

El expolicía Mikhail Popkov fue condenado por segunda vez a cadena perpetua. Para este hombre, las mujeres que se cruzaban en su camino merecían morir por tener una "vida disipada".

A través de invitaciones a pasear durante la noche en su patrullero, Mikhail Popkov satisfacía su “necesidad patológica de matar gente”. Así describió la fiscalía el instinto homicida del expolicía. El hombre de ahora 49 años fue declarado culpable de asesinar a 56 personas entre 1992 y 2007.

En 2015, el exagente de seguridad fue condenado a cadena perpetua por haber asesinado a 22 mujeres. Hoy, fue condenado a pasar el resto de su vida tras rejas dos veces.

Recorte

Las víctimas tenían entre 17 y 38 años. Su cuerpos desfigurados y con signos de violación fueron encontrados en cementerios y zonas boscosas cerca a Angarsk, una ciudad industrial de Siberia Oriental según informó Infobae.

El autodenominado Purgador, afirmó que solo asesinaba a “mujeres de vida disipada”. La prensa fue la que lo apodó como ‘el hombre lode de Siberia’. El acusado había confesado 59 homicidios, pero la Policía solo pudo comprobar tres de estas muertes.

Luego de darles una vuelta en el patrullero en la noche, Popkov las invitaba a tomar una copa con él. Aquellas que aceptaban se volvían sus víctimas. Para desviar las investigaciones en curso cuando él aún trabajaba como policía, participó de estas y desvío las sospechas de sus compañeros.

Víctimas

Gracias a un análisis de ADN, el expolicía fue detenido en 2012. Durante los interrogatorios contó sobre el homicidio doble de dos amigas de 19 y 20 años. Ellas estaban volviendo a casa de un concierto cuando tuvieron la mala suerte de cruzarse con el homicida. “Empecé a sentir asco hacia las chicas por su comportamiento despreocupado y quise castigarlas”, relató Popkov.

No manifestó muestra alguna de estar arrepentido. Todo lo contrario, culpa a sus víctimas. “Andaban borrachas por la calle en lugar de estar en casa con sus maridos e hijos”. El hombre se jactó ante sus compañeros de celda de ser el mayor asesino en serie de toda Rusia y la Unión Soviética.

Hija

Su mujer, hija y amigos lo definen como un hombre “pacífico, tranquilo y amable que no haría daño ni a una mosca”, mientras que la comisión médica que lo analizó detectó "aspectos psicopáticos" en su personalidad. Inexplicablemente, figura apto para servir a las fuerzas del orden público.

Video recomendado

Te puede interesar

LO MÁS VISTO